De nuevo las calles huelen a incienso. Las iglesias vuelven a ser el centro de atención. Y las miradas se vuelven al cielo. De nuevo llega la Semana Santa. De nuevo, los cristianos viven la Pasión. Una Pasión que en Cádiz se vuelve penitente con una treintena de cofradías en la calle que nos recuerdan cada uno de los momentos que Jesús vivió y sufrió para morir de Amor por nosotros.

Pero antes del dolor y la Gloria, Jesús vivió el triunfo con su entrada en Jerusalén. Un Jerusalén que en Cádiz tiene su puerta en la iglesia del Carmen.

La cofradía del Resucitado recorre cada año las calles de la feligresía de la parroquia de San Antonio.

La imagen, totalmente renovada por su propio autor, Luis González Rey, pasará por delante de las Hermanas de la Cruz por la calle Zaragoza y regresará a su templo recorriendo el centro de la ciudad.

Un domingo para culminar la Semana Santa de 2015 disfrutando de la procesión.

La hermandad del Santo Entierro es la única cofradía que procesiona el Sábado Santo. 

La majestuosidad de la urna no deja indeferente a propios y a extraños. Y la imagen de la Virgen de la Soledad es uno de los tesoros de la Semana Santa de Cádiz.

Sin duda, no deben perderse la llegada de la cofradía de nuevo a la iglesia de Santa Cruz, casi a las 21.30 horas, subiendo por la plaza de Fray Félix.

Ecce Mater Tua, a pesar de no pertenecer al Consejo de Hermandades y Cofradías, realiza el recorrido propio de la Carrera Oficial, aunque sin entrar en la Catedral a hacer estación de penitencia.

La congregación se caracteriza porque sus hermanos rezan el vía matris durante todo el recorrido acompañado de un sobrecogedor silencio.

Su llegada a la Catedral permite ver los numerosos devotos hacia la Madre. 

La cofradía de Buena Muerte y el Ayuntamiento de Cádiz firmaron el pasado año un acuerdo para que la corporación realizase la estación de penitencia a oscuras, incluso en la Carrera Oficial, como antiguamente.

Así que sólo la luz de los hachones en el paso de misterio del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y la candelería del palio de María Santísima del Mayor Dolor y los cirios de sus hermanos iluminaran el paso de la hermandad por las calles de Cádiz el Viernes Santo, invitando al recogimiento en este día de luto para los cristianos. 

Los hermanos de la Orden de los Siervos de María han aprobado regresar a sus orígenes y procesionar el Viernes de Dolores. Un hecho histórico que este año se vivirá por primera vez, después de años sin hacerlo. De hecho la Orden comienza a procesionar el Viernes Santo por petición del Obispado.

Así que seguro que será una salida procesional muy especial. . 

La cofradía de Expiración está viviendo un año intenso. A la triste pérdida del que fuera su hermano mayor, Manuel Montero, se suma la alegría de celebrar el 75 aniversario de la bendición de María Santísima de la Victoria. 

Además, la cofradía en este 2015 ha decidido un gran cambio en su itinerario. Deja de pasar la plaza Viudas y la calle Virgili para entrar en la plaza del Falla por la calle Benjumeda y rodear así la plaza entera y poder realizar una recorrida donde el Hijo y la Madre se puedan encontrar. 

La cofradía del Perdón se caracteriza por su hora de salida, las 3 de la madrugada, y su recogida, las 10 de la mañana. 

La corporación quiere mantener esta hora y hace que las 3 de la madrugada sea su hora mágica. Por eso, si quieren ver a esta cofradía acompañada de numeroso público por las calles de Cádiz, acerquensé hasta el Campo del Sur antes de que la cofradía entre en la Catedral.

La sobriedad y el silencio caracteriza a la primera hermandad de la Madrugá gaditana. Descendimiento, que sale a las 12 de la noche desde la iglesia de San Lorenzo y, una vez dispuesto el cortejo en la calle, uno de los sitios donde más especial es ver a la cofradía es en la calle Hospital de Mujeres, en silencio, y a media luz. 

La hermandad de Medinaceli cambió el pasado año su camino de regreso a la iglesia de Santa Cruz. Cuando finaliza la Carrera Oficial, la corporación sigue por la calle San José hacia la izquierda y continúa por la calle Cervantes para continuar por Gaspar del Pino y llegar hasta la plaza de las Flores por la calle Sacramento. Sin duda, una bella estampa de la Semana Santa de Cádiz.

Desde primeras horas de la mañana, los vecinos del barrio de Santa María cogen sitio el Jueves Santo para ver salir a su "Greñúo".

El Señor de Cádiz, Jesús Nazareno, saldrá, como cada año, de la iglesia de Santa María. 

Sin duda, la bajada por su barrio es especial, porque sus vecinos y devotos lo esperan bajo una nube de pétalos de claveles rojos.

La cofradía de Oración en el Huerto es la otra cofradía que tiene su sede canónica en Extramuros. 

Su paso por las Puertas de Tierra es característico en esta corporación. Pero un momento muy especial lo vive la hermandad hacia las dos y media de la mañana cuando regresa a la iglesia de San Severiano. 

A la llegada a su sede canónica, el paso de misterio espera a Nuestra Señora de Gracia y Esperanza para que los dos juntos lleguen hasta la iglesia.

La llaman la cofradía romántica. Y es que es una corporación donde el barroquismo está patente en cada uno de sus detalles. Desde su paso, que es la exposición más clara, hasta su cruz de guía.

Una hermandad que, tras ser intervenida, ha sabido resurgir de sus cenizas y cuida ahora cada detalle en sus salidas procesionales.

Este año con la recuperación del Simpecado de la Virgen y el nuevo guión realizado por Juan Carlos Romero y Francisco Javier Piñero.

La cofradía de Cigarreras tiene una vinculación muy especial a la antigua fábrica de tabacos de Cádiz, donde hoy se ubica el Palacio de Congresos.

Durante años, el Señor de la Salud y Nuestra Señora de la Esperanza han sido el consuelo para miles de mujeres y hombres que iban cada mañana a trabajar a la fábrica.

A pesar de que Tabacalera ya no está en Cádiz, el recuerdo aún perdura y, a su paso por la puerta de la fábrica, por la calle Plocia, la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, realiza una entrega floral al Señor de la Salud y la Virgen de la Esperanza. 

La cofradía de Sentencia celebra este 2015 el 75 años de su fundación. En la memoria queda la salida extraordinaria de la corporación el pasado 27 de septiembre de 2014 por la feligresía del barrio de Santa María.

Sin embargo, el barrio quiere ver de nuevo al Señor y a la Virgen del Buen Fin por las calles de Cádiz. Y si su salida es emocionante, el regreso a su barrio es aún más vivo, con unos vecinos que lo esperan en la plaza de las Canastas y que no reciben con una lluvia de pétalos.

La hermandad de Vera Cruz es una de las corporaciones que mejor sabe poner en la calle su cortejo procesional.

El protagonismo es, por supuesto, de los titulares. Sin embargo, le recomendamos que se fijen los detalles que forman parte del cortejo de la cofradía.

Así, los servidores llevan rosas que son la ofrenda que se realiza a los patronos cuando llegan a la Catedral de Cádiz. Allí también enciende la libra de cera que porta otro servidor durante su discurrir desde San Francisco.

La hermandad de Las Aguas procesiona cada año desde la parroquia de Santa Cruz, a pesar de tener la sede canónica en la iglesia del Pilar, junto al colegio San Felipe Neri.

La corporación toma el Campo del Sur como itinerario para llegar a la Catedral.

Si el tiempo acompaña la salida procesional, el paso por esta vía de la ciudad hace aún más vistoso los 3 pasos de la hermandad de Las Aguas.

La cofradía de Columna se caracteriza, entre otras muchas cosas, por haber sido la primera corporación en la que su Dolorosa procesionó en paso de palio.

Una bella imagen de María Santísima de las Lágrimas sobre un precioso palio morado con maravillosos motivos bordados. 

Sin duda, un tesoro de la Semana Santa de Cádiz. 

La cofradía de Ecce Homo se verá obligada esta año a salir desde la iglesia conventual de Santa María. Y es que su templo ha permanecido cerrado en las últimas semanas debido al riesgo de desprendimientos en los forjados. Por ese motivo, la hermandad se ha trasladado al templo del barrio de Santa María, desde el que saldrá para recogerse en su sede canónica, la iglesia de San Pablo, ya inmersa en las obras necesarias para su reapertura.

El magistral avance de la cofradía de Sanidad en los últimos años ha sido más que notable en todos los aspectos: cortejo, enseres, puesta en la calle... lo que la convierte en una de las hermandades más seguidas el Martes Santo.

Una cofradía que ha hecho especial su llegada a la iglesia de Santa Cruz. Así, cuando la cofradía llega al barrio de El Pópulo las luces se apagan para que Nuestro Padre Jesús del Mayor Dolor y María Santísima de la Salud entren a oscuras, sólo iluminados con las luces de los cirios de los hermanos y de las velas de la candelería.

Disfrutar de la masjestuosidad de la cofradia de Piedad es fácil. Ya que por cada calle de la ciudad se puede disfrutar del maravilloso paso de misterio, lleno de detalles, como el pelícano, símbolo del Amor, a los pies de la cruz, o el palio de cajón de María Santísima de las Lágrimas.

Pero si hay un lugar donde se puede disfrutar es llegando a la iglesia de Santiago, en su llegada a la Catedra por la calle Cobos escuchando los sones trianeros de la Banda de Cornetas de la Victoria de León y la banda de música Maestro Dueñas de El Puerto de Santa María. 

La hermandad del Prendimiento, además de estrenar el paso de misterio, estrena recorrido de regreso a la iglesia del Carmen.

La cofradía ha decidido este año adentrarse por el barrio del Mentidero tomando la calle Cervantes una vez abandone la Carrera Oficial. 

El cortejo pasará por la plaza del Mentidero para adentrarse en la calle Bendición de Dios para pasar por delante de su capilla dedicada a Fray Diego José de Cádiz, titular de la hermandad, donde habrá una petalada, y terminar su salida procesional en la iglesia de La Alameda. 

La cofradía del Nazareno del Amor mantiene desde hace décadas la recogida donde el Nazareno del Amor se encuentra de frente con su madre, María Santísima de la Esperanza.

El paso de misterio espera que entre en la plaza de San Francisco el paso de palio y ambos pasos andan a la vez hasta poner uno en frente del otro. 

El discurrir de la cofradía de La Palma es siempre mágico y único. Desde su salida hasta su recogida, en la iglesia del barrio de La Viña, cualquier lugar es idóneo para disfrutar del discurrir del amplio cortejo que acompaña a sus titulares en Lunes Santo.

Sin embargo, un momento especial se produce poco tiempo después de la salida, cuando la cofradía pasa por la plaza Pinto (plaza del Tío de la Tiza) y pasa por delante del mosaico de la Virgen de las Penas.

La cofradía de Humildad y Paciencia está renovando los hábitos de los hermanos que forman parte del cortejo.a

Así, además de la belleza de la imagen tallada por Jacinto Pimente del Santísimo Cristo y el completo palio de Nuestra Señora de la Amargura, el discurrir de la corporación se embellece aún más gracias a los nuevos hábitos que visten los hermanos, dándole a la cofradía la categoría que le corresponde. 

La hermandad de la Sagrada Cena cuida mucho los detalles tanto en su salida procesional como en sus cultos internos.

Uno de esos detalles que tanto cuidan es la mesa que el Señor del Milagro comparte con los Doce Apóstoles.

El mantel es un paño de seda, bordado, de momento, por el frontal en hilo dorado por Jaime Zaragoza.

En la mesa también se cuida la comida que comparte Jesús con sus discípulos en la Última Cena. 

La hermandad del Despojado tiene su sede canónica en la iglesia de María Auxiliadora y realiza su salida procesional desde el interior del colegio Salesianos, en la zona de Puertatierra.

En su camino hacia la Catedral, la cofradía anda por el Paseo Marítimo. Si el tiempo lo permite, el paso por esta zona de la corporación es muy bella y, a este año, se le suma a ese momento los nuevos candelabros de guardabrisas que estrena el paso de misterio. 

Uno de los momentos más especiales que vive la hermandad de La Paz es su paso por la plaza de San Agustín en su camino hacia la Catedral de Cádiz.

La hermandad de la Humildad y Paciencia espera a las puertas de la iglesia agustina y, al paso de los titulares, los pasos se giran hacia la puerta de San Agustín para saludar a los titulares de la cofradía de Humildad y Paciencia, que esperan su hora para salir también el Domingo de Ramos. 

El cartel de Semana Santa 2015 es obra del sevillano Manuel Peña Suárez.

La obra es una pintura realizada en técnica de pastel sobre tabla (100 x 70 cm).

Representa a María Santísima de los Dolores (Servitas) rodeada de la flor de azahar, propio de la primavera, y, bajo su rostro, la imagen del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz. 

Entre el amplio y valioso patrimonio con el que cuenta la hermandad de la Soledad, la imagen de la Dolorosa procesiona cada año con una diadema de plata.

Está divida por una cinta conformada por doce circunferencias. En el interior está decorado por cintas, acantos, rosas y con cuatro querubines de cabezas de marfil.

Además, se observa óvalo en el que aparece el anagrama mariano.

Los resplandores se presentan sobre piñas o sobre óvalos decorados, escoltando la Cruz sobre el orbe.

Páginas