Y llegó el día. Tras la cuenta atrás que empezó hace menos de un año, el 20 de abril, Domingo de Resurrección, este 29 de marzo se ha convertido en un día grande para los cristianos, y especialmente para los cofrades gaditanos.

Ni los más optimistas podían haber soñado con una jornada como la vivida este domingo: sol, buena temperatura, mucho público y cinco cofradías en la calle. No se puede pedir más.

 

Cinco minutos antes de las seis de la tarde, las puertas de la iglesia de San Lorenzo se abrían para que la restaurada cruz de guía de la Venerable y Real Archicofradía de Nuestro Padre Jesús de las Penas y María Santísima de la Caridad regresara a las calles gaditanas tras un año de ausencia, y una vez superada la crisis interna que le impidió durante el 2014 realizar su estación de penitencia.

La nueva junta de Emilio San Román se ha esforzado durante los últimos meses para proporcionar un nuevo esplendor que se percibía en los estrenos, tantos en los pasos, como en el cortejo.

El Señor de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora de la Amargura esperaban en el altar mayor de  la iglesia de San Agustín el momento de su salida. Madre e Hijo juntos. Y todos sus hijos, alrededor de las dos bellas imágenes titulares de la cofradía que cerraba este Domingo de Ramos.

 

Otros hermanos esperaban en el patio del antiguo instituto Del Rosario el momento de que la Cruz de guía se pusiese en la calle a las siete y cuarto de la tarde.

El patio del convento de Santo Domingo ofrecía este Domingo de Ramos una luz especial al interior de la iglesia.

En él, esperaban ansiosos los hermanos de la Sagrada Cena su momento para acompañar a Jesús en el Milagro de la Sagrada Cena.

Hermanos, muchos de muy corta edad, que, sin duda, son el futuro de esta corporación.

 

Nervios, emoción, ilusión, así nos describía Alfonso Cortés sus sensaciones ante su primera salida procesional como hermano mayor de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras y María Santísima de la Concepción, casi no podía contener las lágrimas, mientras hablaba minutos antes de comenzar la estación de penitencia.

 

Circulación fluida por el casco antiguo de Cádiz. Vehículos aparcados en lugares imposibles. La Alameda repleta de familias. La ciudad, expectante.

La Semana Santa llega un año más a la ciudad Trimilenaria junto al mar, con la protección de la Reina del Carmelo y su discípula más amada, Santa Teresa de Jesús, que en este 2015 cumple 500 años de su nacimiento.

 

Llega la Semana Santa. Sale la primera hermandad a la calle. Jesús de La Paz entra triunfal en Cádiz.

 

El buen tiempo sigue acompañando la Semana Santa de 2015. Sin duda, la mejor noticia que podían tener los cofrades en su Semana Mayor.

Una semana donde las devociones y las pasiones se viven hasta el límite.

Una devoción que se hace arte en el barrio de La Viña tras el Santísimo Cristo de la Misericordia y María Santísima de Las Penas.

Tras una mañana llena de momentos irrepetibles y con el recuerdo del recientemente desaparecido Jesús El de la Banderas, a las 15.45 horas se pondrá en la calle la Cruz de guía de la cofradía de La Palma.

De nuevo las calles huelen a incienso. Las iglesias vuelven a ser el centro de atención. Y las miradas se vuelven al cielo. De nuevo llega la Semana Santa. De nuevo, los cristianos viven la Pasión. Una Pasión que en Cádiz se vuelve penitente con una treintena de cofradías en la calle que nos recuerdan cada uno de los momentos que Jesús vivió y sufrió para morir de Amor por nosotros.

Pero antes del dolor y la Gloria, Jesús vivió el triunfo con su entrada en Jerusalén. Un Jerusalén que en Cádiz tiene su puerta en la iglesia del Carmen.

La cofradía del Resucitado recorre cada año las calles de la feligresía de la parroquia de San Antonio.

La imagen, totalmente renovada por su propio autor, Luis González Rey, pasará por delante de las Hermanas de la Cruz por la calle Zaragoza y regresará a su templo recorriendo el centro de la ciudad.

Un domingo para culminar la Semana Santa de 2015 disfrutando de la procesión.

La hermandad del Santo Entierro es la única cofradía que procesiona el Sábado Santo. 

La majestuosidad de la urna no deja indeferente a propios y a extraños. Y la imagen de la Virgen de la Soledad es uno de los tesoros de la Semana Santa de Cádiz.

Sin duda, no deben perderse la llegada de la cofradía de nuevo a la iglesia de Santa Cruz, casi a las 21.30 horas, subiendo por la plaza de Fray Félix.

Ecce Mater Tua, a pesar de no pertenecer al Consejo de Hermandades y Cofradías, realiza el recorrido propio de la Carrera Oficial, aunque sin entrar en la Catedral a hacer estación de penitencia.

La congregación se caracteriza porque sus hermanos rezan el vía matris durante todo el recorrido acompañado de un sobrecogedor silencio.

Su llegada a la Catedral permite ver los numerosos devotos hacia la Madre. 

La cofradía de Buena Muerte y el Ayuntamiento de Cádiz firmaron el pasado año un acuerdo para que la corporación realizase la estación de penitencia a oscuras, incluso en la Carrera Oficial, como antiguamente.

Así que sólo la luz de los hachones en el paso de misterio del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y la candelería del palio de María Santísima del Mayor Dolor y los cirios de sus hermanos iluminaran el paso de la hermandad por las calles de Cádiz el Viernes Santo, invitando al recogimiento en este día de luto para los cristianos. 

Los hermanos de la Orden de los Siervos de María han aprobado regresar a sus orígenes y procesionar el Viernes de Dolores. Un hecho histórico que este año se vivirá por primera vez, después de años sin hacerlo. De hecho la Orden comienza a procesionar el Viernes Santo por petición del Obispado.

Así que seguro que será una salida procesional muy especial. . 

La cofradía de Expiración está viviendo un año intenso. A la triste pérdida del que fuera su hermano mayor, Manuel Montero, se suma la alegría de celebrar el 75 aniversario de la bendición de María Santísima de la Victoria. 

Además, la cofradía en este 2015 ha decidido un gran cambio en su itinerario. Deja de pasar la plaza Viudas y la calle Virgili para entrar en la plaza del Falla por la calle Benjumeda y rodear así la plaza entera y poder realizar una recorrida donde el Hijo y la Madre se puedan encontrar. 

La cofradía del Perdón se caracteriza por su hora de salida, las 3 de la madrugada, y su recogida, las 10 de la mañana. 

La corporación quiere mantener esta hora y hace que las 3 de la madrugada sea su hora mágica. Por eso, si quieren ver a esta cofradía acompañada de numeroso público por las calles de Cádiz, acerquensé hasta el Campo del Sur antes de que la cofradía entre en la Catedral.

Páginas