transforma este día para poner a los pies de su Cristo y rendirse ante su Reina. Misericordia y Penas. Las dos devociones de la pequeña iglesia de La Palma que es capaz de acoger a cientos de personas.

 

La fiesta se ha vivido en este barrio desde por la mañana. Un rosario de devotos se acercaban hasta el templo de La Viña para ver de cerca al Santísimo Cristo de la Misericordia y María Santísima de las Penas.

Y llegó el día. Tras la cuenta atrás que empezó hace menos de un año, el 20 de abril, Domingo de Resurrección, este 29 de marzo se ha convertido en un día grande para los cristianos, y especialmente para los cofrades gaditanos.

Ni los más optimistas podían haber soñado con una jornada como la vivida este domingo: sol, buena temperatura, mucho público y cinco cofradías en la calle. No se puede pedir más.

 

Cinco minutos antes de las seis de la tarde, las puertas de la iglesia de San Lorenzo se abrían para que la restaurada cruz de guía de la Venerable y Real Archicofradía de Nuestro Padre Jesús de las Penas y María Santísima de la Caridad regresara a las calles gaditanas tras un año de ausencia, y una vez superada la crisis interna que le impidió durante el 2014 realizar su estación de penitencia.

La nueva junta de Emilio San Román se ha esforzado durante los últimos meses para proporcionar un nuevo esplendor que se percibía en los estrenos, tantos en los pasos, como en el cortejo.

El Señor de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora de la Amargura esperaban en el altar mayor de  la iglesia de San Agustín el momento de su salida. Madre e Hijo juntos. Y todos sus hijos, alrededor de las dos bellas imágenes titulares de la cofradía que cerraba este Domingo de Ramos.

 

Otros hermanos esperaban en el patio del antiguo instituto Del Rosario el momento de que la Cruz de guía se pusiese en la calle a las siete y cuarto de la tarde.

El patio del convento de Santo Domingo ofrecía este Domingo de Ramos una luz especial al interior de la iglesia.

En él, esperaban ansiosos los hermanos de la Sagrada Cena su momento para acompañar a Jesús en el Milagro de la Sagrada Cena.

Hermanos, muchos de muy corta edad, que, sin duda, son el futuro de esta corporación.

 

Nervios, emoción, ilusión, así nos describía Alfonso Cortés sus sensaciones ante su primera salida procesional como hermano mayor de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras y María Santísima de la Concepción, casi no podía contener las lágrimas, mientras hablaba minutos antes de comenzar la estación de penitencia.

 

Circulación fluida por el casco antiguo de Cádiz. Vehículos aparcados en lugares imposibles. La Alameda repleta de familias. La ciudad, expectante.

La Semana Santa llega un año más a la ciudad Trimilenaria junto al mar, con la protección de la Reina del Carmelo y su discípula más amada, Santa Teresa de Jesús, que en este 2015 cumple 500 años de su nacimiento.

 

Llega la Semana Santa. Sale la primera hermandad a la calle. Jesús de La Paz entra triunfal en Cádiz.

 

El buen tiempo sigue acompañando la Semana Santa de 2015. Sin duda, la mejor noticia que podían tener los cofrades en su Semana Mayor.

Una semana donde las devociones y las pasiones se viven hasta el límite.

Una devoción que se hace arte en el barrio de La Viña tras el Santísimo Cristo de la Misericordia y María Santísima de Las Penas.

Tras una mañana llena de momentos irrepetibles y con el recuerdo del recientemente desaparecido Jesús El de la Banderas, a las 15.45 horas se pondrá en la calle la Cruz de guía de la cofradía de La Palma.

Páginas