Nuevamente la lluvia ha vuelto a jugar una mala pasada al desarrollo de una jornada de Viernes Santo que ha obligado a la cofradía de la Expiración a albergarse en la Catedral hasta el sábado, mientras la Buena Muerte y Siete Palabras aceleraron a su regreso. Ecce Mater Tua se quedaba en su templo. Las previsiones de chubascos y el fuerte viento se cumplieron, y han sido los desencadenantes de que se estropeara una jornada que parecía destinada a ser brillante.

La lluvia volvía a ser la amenaza principal al desarrollo de lo que parecía una jornada brillante de Jueves Santo y de Madrugada, lo que obligó a un reunión de todas los representantes de las cofradías en el Consejo Local, y al final se decidió que todas efectuarían su estación de penitencia. El Perdón lo dictaminó horas después tras reunirse la Junta de Gobierno de la Hermandad, aunque tras salir, y examinando los partes meteorológicos, decidió finalmente suspender su estación de penitencia.

Inmersos ya en la jornada del Jueves Santo, la Cofradía del Nazareno de Santa María vive este Jueves Santo su día importante. Una jornada que se inició desde bien temprano con la apertura de las puertas de la Iglesia Conventual de Santa María con la presencia de numerosos hermanos y devotos visitando a Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores, en el que el fervor popular se hizo presente en forma de rezos, de saetas y de lágrimas de emoción.
 

La primavera regaló una jornada más en todo su esplendor este Martes Santo. Todas las hermandades cubrieron sus desfiles procesionales con normalidad, arropadas por muchas personas que llenaron las calles gaditanas, teñidas de luto desde muy temprano, por el fallecimiento del cofrade Rafael Corbacho. Una pérdida muy sentida dentro de la Semana Santa gaditana por su vinculación con la Piedad, la Luz y las Aguas, y porque fue presidente del Consejo Local de Hermandades en 2003.

Páginas