PIEZAS PARA EL TRICENTENARIO. LA VIDA SOCIAL DE LA BURQUESÍA EN CÁDIZ DURANTE EL SIGLO XVIII

Fecha evento: 
1/06/2017 al 10/09/2017

Se prorroga el plazo para visitar esta exposición hasta el próximo domingo 10 de septiembre.

La vida social de la burguesía en Cádiz durante el siglo XVIII: Retrato de familia, Adolf Ulric Wertmüller

Fuente: Diario de Cádiz

El cuadro Retrato de familia, que el artista sueco Adolf Ulrik Wertmüller pintó en Cádiz hacia 1794; un abanico pintado a mano también a finales del siglo XVIII, y un precioso bargueño de estética flamenca -un mueble de época destinado a guardar documentos- son los objetos que integran la segunda entrega del ciclo expositivo Piezas para el Tricentenario, que durante el próximo trimestre podrán contemplarse en una pequeña sala de la primera planta del Museo Provincial de Cádiz.

Wertmüller fue un pintor sueco que vivió en Francia la revolución de 1789, de hecho fue retratista de María Antonieta, y que se trasladó a España para proseguir con sus encargos pictóricos en Madrid y en Cádiz. Aquí pintó Retrato de familia, un encargo del almirante Juan Mendoza que aprovechó la visita a su casa del cónsul de Francia para vestir a su familia con las mejores galas e inmortalizar el momento a través del prestigioso retratista sueco. Los vestidos de raso, la gran alfombra y el fondo tapizado son un claro ejemplo de la alta posición social de esta familia que recibe en su hogar a todo un cónsul que porta en su mano un ejemplar de La Gaceta de Madrid.

El cuadro, que ha sido restaurado en el propio Museo por María Luisa Rivera, es un fiel reflejo del poderío burgués del Cádiz del siglo XVIII, en una sociedad beneficiada por el traslado de la Casa de Contratación. Por eso se incluye en este ciclo de exposiciones relacionado con el Tricentenario.

En este esplendor económico y cultural de Cádiz incidieron ayer en la presentación de la muestra la delegada territorial de Cultura, Remedios Palma, el diputado provincial Fran González y el director del Museo, Juan Alonso de la Sierra, quien explicó que el cuadro demuestra "el nivel de refinamiento y el trato social a la europea que se vivió por entonces en Cádiz, conectado con el modo parisino".

La exposición se completa con un abanico francés fechado entre 1780 y 1790, pintado a mano con una escena galante en el centro y con dos paisajes marítimos, y con un mueble de época, de nombre bargueño, que fue donado al Museo por Carmen Martínez de Pinillos y que se utilizaba de escritorio para guardar documentos e incluso para trasladarlos de estancia gracias a las dos asas que cuelgan en sus lados. De decoración hispano-flamenca, el mueble está chapado en caoba y carey y tiene elementos de latón dorado. Y de soporte, patas redondeadas rematadas con garras de un ave rapaz.

Lugar: Museo de Cádiz
Precio:
Horario:

direccion: 
Museo de Cádiz
hora: 

publicidad