Aquí no hay quien viva

Año: 
Fecha: 
14/01/2018

Cierra la función de la fase clasificatoria del concurso de agrupaciones, del domingo 14 de enero, la chirigota de Cádiz AAVV Gruñón Arenillas. El pasado año concursaron con el nombre de El hombre que susurraba a las almohadas. Sobre las tablas del teatro se presentan, uno a uno, los vecinos de una comunidad muy especial, denominada Gruñón Arenillas, hartos de tener que aguantar en sus calles los ruidos de la gente.

El primero de los pasodobles a los distintos gritos que suenan a diario en Cádiz, desde que aquí gobierna un podemita. “A ver si vuelve la Teo y los mantiene otros veinte años callao”. El segundo a la hora que les ha tocado cantar hoy en el teatro, después de una cabeza de serie. Critican que se están cargando el concurso con tantas normas.

El primer cuplé sobre el tema de Barcelona al que le está cantando todo el mundo. Dicen que Puidemong se ha comprado la peluca en el millonario. El segundo a su vecina que también es independentista. Estribillo donde advierten que todo el mundo se divierta y a vivir que son dos días, pero ellos van a llamar a la Policía.

Terminan su actuación con el popurrí. Redactan los mandamientos que son necesarios para vivir en su calle. Cuentan todas las situaciones en las que se encuentran con el escandaloso ruido que les persigue a donde vayan. Son tan exclusivos que se montan su propia fiesta en el ático, donde solo se escucha el silencio. Menos mal que por su calle no pasa ningún paso de Semana Santa.

publicidad