El arte del buscavida chirigotero

Año: 
Fecha: 
18/02/2017

Chirigota de Cádiz, original de Kike Remolino, que llega a la fase de cuartos de final del concurso de agrupaciones con el nombre de Los Indiana Jones de los callejones. Una agrupación que defiende en este pase su nuevo repertorio, representando a esos buscavidas gaditanos del barrio de La Viña. Todo lo que sea para salir adelante como pueden y con mucho arte chirigotero.

El primero de los pasodobles dedicado al acoso escolar que sufren muchos profesores. Con el silencio como prisión y la pena de verse así con la vocación que tenía desde niño de estudiar magisterio, suplicando un poco de ayuda.

El segundo a la calle María Arteaga y a esa casa que siempre está abierta para aquél que necesite ayuda. Llamamiento a los ciudadanos para que aporten lo que puedan y a aquellos que vayan a pedir con su carro, que nunca se avergüencen y vayan con la cabeza bien alta.

Ronda de cuplés que comienzan con que ellos donarán todos sus órganos, pero de momento donan sangre y semen. El segundo a todos los múltiples usos que le dan a su látigo en su vida diaria.

El estribillo, auténtico de chirigota y muy acertado con su látigo que hace “kichi-kichi”.

Terminan su actuación de cuartos de final con la interpretación del popurrí. Meten que para calvario los puntos del jurado del Diario, contando del uno al doce. Cuartetas relacionadas con el tipo que representan donde cuentan todo lo que hacen estos Indianas, durante las distintas épocas del año, para buscarse dos euros. El público despide a esta agrupación puestos en pie y con fuertes aplausos.

publicidad