El orgullo de ser postulante

Agrupación: 
Año: 
Fecha: 
31/01/2015

La comparsa de Tarifa ‘Los 15+1’ aparecen en el escenario como postulantes vendiendo los libretos y cds de coplas de Carnaval. Ellos dicen que “además soy el niño de los recados”. Aunque no tienen la mismas habilidades de los componentes de las comparsa, pero tienen otras, que es vender las coplas. Ellos se llevan “parte y media” de los besos “de tu boca”. Muy animada la presentación de esta grupo.

 

Los pasodobles, el primero un homenaje a muchos de los postulantes que forman también parte de la Fiesta. Recuerdan a Macarty, al Bolea, que ha muerto hace apenas una semana, o al Miguel ‘El Mellao’, entre otros muchos. Dicen que ellos nunca irán al palco de prensa para ser entrevistados, pero son también parte de la chirigota, de la comparsa o coros. El tipo, curioso, con una levita donde llevan impresos libretos de agrupaciones como ‘Caleta’, ‘Los piratas’, ‘Los menda lerendas’, ‘Araka la Kana’… y un bolso donde llevan el dinero con un gran lazo rosa, el que se identifica con el cáncer de mama.

El segundo una crítica al Gobierno actual al que critican de que es censor, porque él no se puede manifestar para decir que un banco lo ha echado de su casa por no pagar la hipoteca, o para denunciar los recortes de Sanidad, entre otras medidas.

Muy bonita la música de pasodoble, aunque quizás le falla el remate. Pero precioso, de comparsa auténtica.

 

Los cuplés, en el primero dicen por qué son postulantes. Dicen que no saben cantar, y tampoco “son muy agraciados”, por eso están seguros que la comparsa no pasa a cuartos de final.

El segundo sobre el puesto en el que ha tocado actuar. Ellos dicen que queda poco para el veredicto del Jurado. Dicen que la plaza va a estar llena, van a aprovechar para vender unos libretos.

 

El popurrí, con cuartetas con músicas muy alegres, los postulantes explican el por qué están ahí. La ilusión que les hace acompañar a las agrupaciones y, sobre todo hablan de que ellos venden “palabras puras”, no como los políticos que sólo venden promesas falsas. Recuerdos a un Carnaval antiguo, donde los componentes no eran los protagonistas, sino la agrupación y su mensaje. Ahora los postulantes son “los encargados del merchandising”. Y final que arranca las palmas. 

publicidad