Un tres por cuatro que sigue muy vivo

Año: 
Fecha: 
17/02/2017

Turno en la fase de cuartos de final del concurso de agrupaciones para la chirigota de Cádiz, Al borde del precipicio…”los rancios”. Se presentan de nuevo en este pase, encima de la azotea del teatro Falla como representantes del tres por cuatro que, según ellos, se encuentra al borde del precipicio. Compases añejos de estos chirigoteros de siempre para defender su nuevo repertorio.

El primer pasodoble a como llevan ellos que se vaya diciendo por ahí que el estilo de su chirigota está pasado de moda. Recuerdo a los Molinas de Chiclana, defensores, como ellos, de este tres por cuatro chirigotero.

El segundo a todos los que reniegan de lo nuestro, en relación a la forma de cargar los pasos en nuestra Semana Santa al estilo sevillano. Dicen que sólo un malnacido es capaz de renegar lo que mama.

Ronda de cuplés que inician con la mala suerte que tienen con su parienta que siempre que llegan a casa la encuentran durmiendo. El segundo a la polémica de la penalización de la chirigota de los Molinas por utilizar un cencerro, donde le muestran al jurado unos cuantos.

Estribillo a lo rancia que es su chirigota, por eso no se cansan de dar las gracias. Se quitan el sombrero y en las calvas cada uno lleva una letra, precisamente de la palabra “gracias”.

Terminan su actuación en cuartos de final con el popurrí. Recuerdo para el Noly, autor de la música de la agrupación. Final de popurrí al ritmo del tres por cuatro, dedicado a los barrios de La Viña y Santa María, un lujo donde su copla siempre acaba.

Agrupación que es despedida con fuertes aplauso del público.

publicidad