Domingo de Ramos en Cádiz al compás de la triunfal entrada a Jerusalén

Sin duda la llegada de Domingo Ramos suele ser especial cada año, después de 40 días de Cuaresma y largos preparativos el tiempo parecía que no se quería sumar al acontecimiento, y muy de mañana los persistentes aguaceros hacían temer lo peor, y así las cinco hermandades de esta jornada se reunieron en San José optaron por un cambio de horario y mitigar los riesgos de la climatología, y borrascas, ya que los partes apuntaban a una mejoría a lo largo de las siguientes horas.


El Levante quiso ser protagonista de una jornada histórica

 

El Sábado de Pasión ya se estudiaba qué se podía hacer. Y la sede del Consejo de Hermandades era el lugar donde las cinco hermandades del día estudiaban qué alternativas había si el Levante tomaba más fuerza. Tras tres horas de reunión, las decisiones quedaban en el aire hasta el día siguiente.

Y el Domingo de Ramos se levantó como se preveía. Con la presencia del Levante aún más fuerte que en la jornada anterior. Motivos más que suficientes para que pasadas las doce del mediodía, la hermandad de La Paz y del Despojado decidiesen cambiar su itinerario de salida.


La espera ya está aquí

Por fin llegó el momento, tan deseado por muchos y tan temido por otros. Por fin llegó la semana que aman los cofrades y que, a la vez, les entristece. Una Semana Santa de 2017 que llega despues de una Cuaresma convulsa, en donde determinados problemas deberían haberse resuelto tras las puertas de una casa de hermandad. Llega la Semana Santa que pregonó hace sólo 7 días el gaditano Juan Mera. Una semana llena de sentimiento y emociones, de alegrías y sin sabores. Una semana que es única. Que es diferente. Que nunca es igual.

Páginas

Suscribirse a RSS - Despojado