Lágrimas por los Azotes a Jesús en San Antonio

Versión para impresiónEnviar por correo
La archicofradía fue la última en realizar la estación de penitencia en esta jornada de Martes Santo
Cofradia: 
Procesiona el: 
Año: 
2015
Fecha: 
Martes, 31 marzo, 2015 - 21:30

Trescientos cincuenta y cinco años de historia serán los que la archicofradía de Columna cumplirá el próximo 16 de abril. La corporación, una de las más antiguas de la ciudad, ha salido en estación de penitencia a las cinco y media de la tarde, en este año tan importante para la archicofradía, en el que, además, la imagen del Señor ha presidido el vía crucis oficial de Cuaresma.

 

Puntual, se abrieron las puertas de la iglesia de San Antonio, donde una multitud esperaba en la plaza del mismo nombre la salida del denominado ‘Aguaor’.

 

Una larga comitiva, que comenzaba a salir lentamente en una tarde de Martes Santo radiante, ha ido formándose en sus tramos acompañando al Señor mientras que el director espiritual de la cofradía, el padre Óscar González Esparragosa, iba recordando la importancia de vestir el hábito de hermano y acompañar a los titulares de la cofradía en este día.

 

El capataz, Salvador Rosa Mascareñas, ordenaba la maniobra del paso hacia la puerta de San Antonio. Un paso que lucía este año aún más bello por dorado de las cartelas laterales y traseras por Felisa García Llaneras en Sanlúcar de Barrameda, además de lucir las nuevas cartelas de las esquinas traseras, obra del imaginero gaditano Luis González Rey.

 

La imponente imagen de Jacinto Pimentel, sujeto a su columna de plata mejicana, salía hacia la plaza de San Antonio mientras sonaban los tambores de la banda de cornetas Consolación de Campillos de Málaga, otra novedad de la archicofradía en este 2015.

 

A continuación, los tramos de hermanos que acompañaban a María Santísima de las Lágrimas, luciendo las nuevas túnicas realizadas por la cofradía, provocado una importante renovación de todo el cortejo en los últimos años.

 

José Mª Aicardo Cantero, capataz del palio, ordenaba, casi a las seis de la tarde, el traslado del paso desde el altar de San Antonio hacia la puesta de la iglesia. Con mucho cuidado, debido a la dificultad, el primer palio que procesionó por las calles de Cádiz, se encontraba de nuevo con los cofrades gaditanos. Tras colocar las patas se iniciaba el andar de la cuadrilla. acompañado, como es tradicional, por la marcha ‘Lágrimas’ de José Cubiles, interpretada por la Asociación Filarmónica de Conil.

Hacia la calle Ancha se fue dirigiendo el cortejo para llegar a la Catedral por la calle San Francisco, siendo la última cofradía en realizar su estación de penitencia en este Martes Santo. 

Versión para impresiónEnviar por correo

publicidad