La amenaza de lluvia provoca la suspensión de El Perdón y precipita la recogida del Descendimiento, Nazareno y Medinaceli

Versión para impresiónEnviar por correo
Procesiona el: 
Año: 
2018
Fecha: 
Jueves, 29 marzo, 2018 - 21:45

La lluvia volvía a ser la amenaza principal al desarrollo de lo que parecía una jornada brillante de Jueves Santo y de Madrugada, lo que obligó a un reunión de todas los representantes de las cofradías en el Consejo Local, y al final se decidió que todas efectuarían su estación de penitencia. El Perdón lo dictaminó horas después tras reunirse la Junta de Gobierno de la Hermandad, aunque tras salir, y examinando los partes meteorológicos, decidió finalmente suspender su estación de penitencia.

Una pena para una hermandad que se quedó sin salir en 2017, y había puesto todo el empeño y la ilusión para esta Semana Santa. La primera levantá del paso de misterio la efectuó Antonio Santana como homenaje por sus años como capataz de los titulares de El Perdón durante varios años.

El paso de palio también tuvo una levantá especial dedicada a Paula Criado tras vencer un cáncer de mama.

La hermandad comenzó con normalidad su estación de penitencia pasadas las doce de la noche pero finalmente el gran riesgo de lluvia previsto para las siguientes horas aconsejó que los pasos se quedaran en la Catedral mientras el cortejo regresaba a Santa Cruz posteriormente.

Conforme avanzaba la Madrugada Descendimiento, Nazareno y Medinaceli decidieron apresurar su camino ya que la posibilidad de chubascos aumentaba con el transcurso de los minutos, y suponía un gran riesgo verse soprendidos por un aguacero en plena calle.

La jornada comenzó soleada, concretamente a las cinco de la tarde, cuando partía desde la parroquia de San Severiano la hermandad de la Oración en el Huerto con numerosas personas esperando en la calle Tolosa Latour para ver la primera cofradía de este día tan especial en la Semana Santa. 

Un cielo limpio y viento frío acogió la salida del primer paso del Señor de Manuel Ramos Corona por los cargadores al mando de Oscar Jiménez, y con la música de la Agrupación Musical Ecce Mater que tocó en su primera marcha 'Señor de San Severiano'.  Un poco antes, Francisco Igartuburu, antiguo componente de la junta de Gobierno, protagonizó las primeras levantás a los dos pasos en un detalle de la hermandad que lo vio crecer como cofrade.

A los sones del himno nacional interpretado por la banda de música de Nuestra Señora de la Soledad de La Algaba partió poco después desde el templo de extramuros Ntra Sra. de Gracia y Esperanza que en este 2018 estrenaba la marcha "La Esperanza de Puertatierra" y la restauración del puñal de la imagen.

Además este año el grupo de niños monaguillos lucían 10 túnicas nuevas. Muchos pequeños entre la penitencia que marca los esfuerzos de la cofradía por rejuvenecer a la hermandad. 

Diez horas por delante de larga penitencia hasta su regreso nuevamente a San Severiano, y a renovar el cariño de tantos gaditanos hacia esta hermandad lejana en la distancia pero cercana al corazón de tantos.

Una horas más tarde salía desde la iglesia de San Lorenzo la hermandad de Nuestro Padre Jesús Afligidos y María Santísima de los Desconsuelos en una tarde que apuntaba a frio pero que no desanimó a muchas personas que se encontraban en la calle Sagasta.

El único paso, que estrenaba la restauración del manto de la Virgen y el paño de la Santa Mujer Verónica, fue sacado por los cargadores dirigido por José Luis Reyeros Cánovas, y acompañado por la banda de cornetas y tambores Nuestra Señora del Rosario Coronada de Cádiz que marca un cambio de estilo musical de la hermandad.

No ha sido la única novedad, ya que se ha restaurado el manto de la Virgen de los Desconsuelos a cargo de Juan Carlos Romero y Francisco Javier Piñero y el paño de la Verónica pintado por Aníbal Bermúdez.

Jueves Santo es hablar también del barrio del Santa María, del Nazareno y Regidor Perpetuo de la ciudad de Cadiz..

Pero antes la penitencia se fue organizando dentro del templo en sus distintas secciones. El padre Aquiles Lopez pidió una oración de todos los presentes delante de los titulares ya dispuestos en sus pasos.

Y aparecer la Cruz de Guía supuso un clamor de alegría a los que esperaban abrigados y combatiendo el frío como buenamente podían en el exterior.

En el interior al calor del homenaje la exalcaldesa, Teófila Martínez, muy emocionada hacía la primera Levantá en un homenaje por su veinte años como regidora de la ciudad y después de hacer oficial su retirada para la alcadía de Cádiz.

Nutrida representación de concejales del Ayuntamiento de Cádiz de los grupos del PP, PSOE y Ciudadanos, asi como otras autoridades militares y civiles, y que se sumó el pregonero de la Semana Santa de Cádiz 2018.

El paso del Nazareno bajó la rampa hasta la calle Santa María bajo los sones del himno nacional interpretados por la banda de música Gailín de Puerto Serrano en su segunda incursión en la Semana Santa de Cádiz.

Las lágrimas y oraciones conforme el Señor de Santa María bajaba a hombros de los cargadores de Jorge Gómez al son de la clásica marcha de Regidor Perpetuo ofreció la bella imagen de una lluvia de pétalos sobre el paso antes de llegar a la Cuesta de la Jabonería.

El palio de la Virgen de Dolores fue portado por los cargadores de Antonio Ramírez. La banda de Rota Maestro Enrique Galán arrancó con la composición musical Rosa de mis Dolores. Flores y emociones bañadas en rostros llorosos hablan de que por unas horas el barrio se sentía huérfano pero 'El Greñúo' volvería después entre el fervor de los suyos, aunque la posibilidad de chubascos aceleró el recorrido de vuelta.

La noche avanzaba y se acercaba los momentos más expectantes de la Semana Santa cuando se precipitan los acontecimientos y termina en el calvario para después llegar la gloriosa Resurección. El ambiente en la calle crecía pese las inclemencias meteorológicas.

El silencio y recogimiento se hace realidad en la iglesia de Santa Cruz cuando comienza la procesión. Sin música, tan solo se oyen las oraciones de Vía Crucis a la salida de la penitencia por la calle Jesús de Medinacelli. Sobriedad a la salida del paso de Manuel Seco Velasco en plata de ley y sacado por los cargadores de Jose Luis Pájaro. Como no podía ser de otra forma el ruido de la noche serena fue la mejor banda sonora de la partida de la antigua catedral del paso de palio de la Virgen de la Trinidad y San Juan llevado por los cargadores de Gerardo Navarro. 

En la iglesia de San Lorenzo, la hermandad del Descendimiento que partía una hora antes de la medianoche, y rompía su tradición de salir de madrugada como históricamente había sido.

 Tan solo una pequeña capilla musical de Caligaverunt se hacía oir junto al ruido del golpe de las horquillas al suelo marcaban las pisadas de los cargadores de Juan Pablo Estévez García y Juan José Calvo Romero entre las calles del barrio.

Nuevamente silencio, y una madre espera el cuerpo de su Hijo ya muerto y sangrante. La noche sigue y el Viernes Santo se abre al nuevo día. Cádiz aguarda el amanecer de nuevos pasajes, las Siete Palabras, Expiración, Buena Muerte y Ecce Mater.

 

Versión para impresiónEnviar por correo

publicidad