Las tres de la Madrugada, la hora del Perdón

Versión para impresiónEnviar por correo
La cofradía cerró la noche del Jueves Santo desde la parroquia de Santa Cruz
Cofradia: 
Procesiona el: 
Año: 
2015
Fecha: 
Viernes, 3 abril, 2015 - 03:30

Por tercera vez en esta Semana Santa se abrían las puertas de Santa Cruz. La penúltima vez, hacía apenas unas horas para la salida de la hermandad de Medinaceli.

Pero ahora llegaba el momento de recibir el Perdón de Dios. El que nos dio a todos los hombres “porque no saben lo que hacen”, y ahora tampoco sabemos qué hacemos. Y a pesar de eso, Dios es Misericordioso, y por eso nos sigue dando su consuelo y no nos abandona.

Como tampoco abandona la cofradía del Perdón su hora de salida, las tres de la Madrugada. Y así lo han refrendado los hermanos de la corporación en esta Cuaresma. Unos hermanos que vestían en el interior de Santa Cruz sus hábitos a la espera de que a su hora pudiesen iniciar su estación de penitencia.

 

Con el recuerdo eterno del que fuera su hermano mayor, Manolo Garrido, los tramos de hermanos se fueron organizando, primero los que acompañaban al Santísimo Cristo del Perdón, con su antifaz y capa en color azul. Desde que el reloj marcó la hora señalada, iban disponiéndose por la calle Jesús de Medinaceli para hacerlo después por la calle Santísimo Cristo del Perdón hacia el Campo del Sur.

 

Con mucho trabajo, los hombres dirigidos por Adolfo Morera fue sacando el paso a la calle, sonando así la Marcha Real por la agrupación musical Sagrada Cena. Comenzaba así el camino de este impresionante misterio que no deja a indiferente a nadie en la cofradía de Cádiz.

 

Tras recorrer los primeros metros el paso de misterio, los hermanos que acompañaban a María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos fueron dando luz con sus cirios a María, que esperaba en el interior el momento de salir a la calle.

Con los mismos nervios de siempre por la responsabilidad adquirida, Manuel García Requejo dirigía los primeros pasos de su cuadrilla hacia la plaza Fray Félix.

Tres y media de la madrugada. La Última cofradía ya estaba en la calle mientras sonaba la marcha compuesta por Rafael Pastrana para la Virgen del Rosario, Rosario del Amanecer, interpretada por la banda música Maestro Enrique Montero de Chiclana. 

Versión para impresiónEnviar por correo

publicidad