Sábado Santo de luto y traslados

Versión para impresiónEnviar por correo
El tiempo acompañó a una jornada en la que salió a la calle el Santo Entierro y las cofradías que se trasladaron a sus templos
Año: 
Fecha: 
Sábado, 26 marzo, 2016 - 23:30

‘Virgen del Valle’ sonaba en Santa Cruz y el cortejo postrero se ponía en la calle. Clasicismo y sobriedad eran las notas predominantes de la procesión que marcó el Sábado Santo y que, imprevisiblemente, contó con más pasos en la calle. Y es que las lluvias del pasado Martes Santo obligaron a dos hermandades a quedarse en la Catedral con la condición de que el Sábado Santo por la mañana volverían a sus respectivos templos. 

 

Con la puntualidad prevista, a las 12 de la mañana, las hermandades de Columna y Ecce-Homo comenzaban a salir de la Catedral. Lo hacían como un traslado, tanto es así que el Secretariado de Hermandades no permitió a la cofradía de San Pablo hacer el cortejo con acompañamiento musical. En aproximadamente dos horas ambas hermandades completaron su caminar hasta sus templos. En primer lugar marchaban los dos pasos de Columna y detrás las dos andas de Ecce Homo, exornadas con las mismas flores que llevaban el pasado Martes Santo. Una estampa inusual fue la que se vivió y que llevó a muchos cofrades a acercarse a ver la singular estampa.

 

Sí estaba prevista la salida del Santo Entierro desde Santa Cruz. Con puntualidad se abrieron las puertas para dejar salir a un cortejo que poco a poco se va recuperando de la escasez de hermanos de fila. En los tramos del Señor, varias hermandades acompañaron corporativamente a la cofradía, como fue el caso del Nazareno, Piedad, Perdón u Oración en el Huerto. También estuvo presente, por deseo de la hermandad, una representación de la agrupación parroquial del Cautivo de San José. Al principio, marchaba tras la urna, luego delante de ella. Y es que la disposición protocolaria de las hermandades y autoridades no respondió al criterio habitual.

 

La bella urna de plata lució exornada con rosas, hiedras y espinos que engrandecían aún más la majestuosidad con la que fue realizada hace más de 150 años. Tras ella, el palio de respeto vacío y el Cabildo Municipal marchaba, antes de que los tramos de la Virgen de la Soledad comenzaran a salir. El bello paso de la Señora llegó a la calle con la tradicional marcha ‘Virgen del Valle’, una tradición que la corporación renovó. Se ponía así en la calle un cortejo clásico que cumplió con el horario previsto de recogida, pese a que su regreso por Compañía le obligó a desmontar las cantoneras de la Cruz por la estrechez.

Versión para impresiónEnviar por correo

publicidad