Así se forma un copo de nieve

Los copos de nieve se forman a partir del vapor de agua de las nubes cuando la temperatura es igual o inferior a los 0º. Cuando la temperatura es la idónea, el agua se congela y se convierte en cristal de hielo.

La forma hexagonal la crean más moléculas de agua que caen en el cristal y van consiguiendo la forma a medida que se extienden los 6 brazos de la estrella. La simetría de la figura se debe a los enlaces de hidrógeno que van formando en los cristales de agua.

La temperatura, la humedad y la altitud influyen en el la forma del copo de nieve. Por ello, se piensa que dos copos de nieve no pueden ser idénticamente iguales, aunque hay estudios que desmienten este mito, por pensar que es "enteramente posible, aunque inverosímil por cuestión de probabilidad" que esto suceda. En este vídeo se puede ver cómo se forman.

publicidad