Equipo anti-drones en Japón

El Departamento de Policía Metropolitana de Tokio (Japón) ha anunciado el desarrollo e implantación de un equipo policíaco especial de drones, el cual comenzará a utilizarse a partir de enero de 2016.

La idea del equipo de drones es combatir las máquinas con las propias máquinas, de forma que han entrenado a decenas de oficiales para que manejen perfectamente estos aparatos, según ha explicado el medio Japan Today.

El control de seguridad se ejercerá sobre las zonas residenciales de la ciudad en rondas, como si de un coche de policía normal se tratara. En el momento en que localización uno de esos drones sobrevolando el barrio, siempre y cuando no estén autorizados para ello, localizarán al usuario que lo está manejando y le advertirán para que pare su cometido.

En el momento en que un operador no quiera parar el vuelo de su dron, el equipo de la Policía estará autorizado para, con los drones tácticos que forman el escuadrón - de, como mucho, 300 centímetros de largo y con cámaras integradas -,obligar a que el dispositivo no autorizado descienda hasta el suelo.

La Ley del país limita el uso de drones a 1,5 metros de altura y, además, la Ley de Tokio obliga a que los aparatos no pesen más de 200 gramos si quieren sobrevolar zonas residenciales de mucha densidad (presumiblemente, para que no puedan incluir una cámara de vídeo).

El país asiático está muy involucrado en el control de este tipo de dispositivos, con la continua creación de medidas de regulación y protección para evitar accidentes civiles o, incluso, que se invada la privacidad de las personas. Otra de esas medidas más destacables ha sido la creación, el pasado verano, de un láser para derribarlos.

publicidad