La NASA escucha los silbidos del espacio

El espacio no está vacío ni es silencioso. En regiones envueltas en campos magnéticos, como el ambiente espacial que rodea nuestro planeta, las partículas energéticas son continuamente lanzadas adelante y atrás por el movimiento de varias ondas electromagnéticas conocidas como ondas de plasma. Estas ondas de plasma, como el rugiente oleaje oceánico, crean una cacofonía rítmica que -con las herramientas adecuadas- podemos oír a través del espacio.

Al igual que las olas se mueven a través del océano o los frentes de tormenta lo hacen a través de la atmósfera, las perturbaciones en el espacio pueden causar ondas. Estas ondas se producen cuando los campos eléctricos y magnéticos fluctuantes pasan a través de los grupos de iones y electrones que componen el plasma, empujando algunos a velocidades aceleradas. Esta interacción controla el equilibrio de partículas altamente energéticas inyectadas y perdidas en el entorno cercano a la Tierra.

Un tipo de onda de plasma fundamental para dar forma a nuestro entorno cercano a la Tierra son las ondas de modo silbido. Estas ondas crean distintos sonidos dependiendo del plasma por el que viajan. Por ejemplo, la región apretada alrededor de la Tierra, llamada plasmasfera, es relativamente densa con plasma frío. Las ondas que viajan dentro de esta región suenan muy diferentes de las del exterior. Mientras diferentes ondas en modo silbido cantan diferentes sonidos, todas se mueven de la misma manera, con las mismas propiedades electromagnéticas.

En el siguiente enlace se podrá escuchar la grabación de la NASA.

publicidad