Le salió cara la broma

Una jueza de Miami (EEUU) impuso una multa de 89.000 dólares a un venezolano que bromeó con que llevaba explosivos en su equipaje, lo que llevó a declarar una alerta de seguridad en el aeropuerto, informó hoy una fuente judicial.

La mayor parte del dinero que deberá desembolsar Manuel Alberto Alvarado, de 60 años, servirá para reembolsar el retraso que ocasionó en octubre en los vuelos de cinco líneas aéreas del aeropuerto internacional de Miami (MIA), según recogió el canal NBC 6.

Alvarado, cirujano de profesión y que permanece en EEUU bajo libertad de fianza de 50.000 dólares, enfrentaba en un principio cargos criminales por afirmar que tenía explosivos en su equipaje y señalar después que se trataba solo de una broma.

Sin embargo, finalmente, la Fiscalía decidió no presentar cargos formales por una amenaza de falsa bomba contra Alvarado, quien se disculpó por escrito.

"Estoy avergonzado y siento la estupidez que dije. Lo siento mucho", escribió el médico venezolano.

Los fiscales habían resaltado que Alvarado causó demoras en los vuelos y que sus acciones obligaron al cierre durante unas tres horas de dos terminales del aeropuerto de Miami, debido al temor de que hubiera explosivos.

Tras la supuesta amenaza, los agentes desplegaron un operativo de seguridad pero no hallaron explosivos.

El abogado de Alvarado había negado en un principio que su cliente dijera que tenía explosivos en su equipaje minutos antes de abordar un avión y aseguró que se trató de un "malentendido".

Alvarado, quien no tiene antecedentes criminales, iba a embarcar en un vuelo de la aerolínea Avianca con destino a Colombia.

publicidad