Susto de la Guardia Civil

Un agente de la Guardia Civil y el empleado de una gasolinera han estado a punto de sufrir un graviksimo atropello debido a la imprudencia de un conductor. El suceso ha ocurrido en una gasolinera del municipio alicantino de Monóvar.

 Mientras ambos esperaban a que se llenara el depósito de gasolina, un coche entró sin control y a toda velocidad en la estación de servicio, pasando muy cerca del agente de la Benemérita y del trabajador.

A pesar de lo espectacular de las imágenes, en las que se puede comprobar que poco faltó para que se produjese una tragedia, no hubo heridos en el accidente.

publicidad