Tierra marciana a 20 dólares el kilo

Astrofísicos de la Universidad de Florida Central (UCF) ha desarrollado un método estandarizado y de base científica para crear simulantes de suelo marciano y de asteroide. El equipo --que vende su producto a 20 dólares por kilo, más gastos de envío-- ha publicado sus hallazgos este mes en la revista 'Icarus'.

"El simulante es útil para la investigación, ya que esperamos ir a Marte", afirma el profesor de física Dan Britt, miembro del Grupo de Ciencias Planetarias de la UCF. "Si vamos a ir, necesitaremos alimentos, agua y otros elementos esenciales. A medida que desarrollamos soluciones, necesitamos una forma de probar cómo se desarrollarán estas ideas", añade.

Por ejemplo, los científicos que buscan formas de cultivar alimentos en Marte necesitan probar sus técnicas en el suelo que más se asemeja a las circunstancias en Marte.

"No querrá descubrir que su método no funciona cuando en realidad estemos allí --indica Britt--. ¿Qué harías entonces? Lleva años llegar allí".

La fórmula de UCF se basa en la firma química de los suelos en Marte recogidos por el rover Curiosity. Britt construyó dos objetivos de calibración que formaban parte del rover Curiosity. Los investigadores actualmente usan simulantes que no están estandarizados, por lo que cualquier experimento no puede compararse con otro.

Kevin Cannon, el autor principal del artículo y un investigador postdoctoral que trabaja con Britt en UCF, dice que hay diferentes tipos de suelo en Marte y en asteroides. En la Tierra, por ejemplo, tenemos arena negra, arena blanca, arcilla y tierra vegetal, por nombrar algunas. En otros mundos, podría haber suelos ricos en carbono, suelos ricos en arcilla y suelos ricos en sal, según explica Britt.

"Con esta técnica, podemos producir muchas variaciones --asegura Cannon--. La mayoría de los minerales que necesitamos se encuentran en la Tierra, aunque algunos son muy difíciles de obtener".

Britt y Cannon creen que hay un mercado para el simulante. A 20 dólares por kilogramo, más el envío, puede ser más fácil enviar un pedido a UCF que intentarlo en laboratorios de todo el país. El equipo ya tiene cerca de 30 pedidos pendientes, incluyendo uno de media tonelada desde el Centro Espacial Kennedy.

publicidad