Un coche volador cruza el canal de La Mancha

El piloto francés Bruno Vezzoli, a los mandos de un coche volador híbrido (mitad buggy y mitad parapente), cruzó el canal de la Mancha desde el noroeste de Francia hasta el sur de Reino Unido en menos de una hora.Vezzoli despegó el aparato desde una pista en desuso y usada en tiempos de guerra en las proximidades de la ciudad francesa de Calais. El objetivo era cubrir la distancia de 59 kilómetros que le separaba de la localidad inglesa de Dover. El piloto, que efectuó la proeza bajo unas excelentes condiciones atmosféricas, declaró a Reuters que su mayor miedo era que "la máquina sufriera una avería en pleno vuelo".

El coche volador lleva como nombre Pegaso y puede alcanzar los 100 kilómetros por hora en carretera y algo más de 80 km/h en vuelo gracias a un propulsor de hélice que le permite una autonomía de hasta tres horas en sus periplos por el aire. Esta vez, el aparato logró estabilizarse tras dejar tierra gracias a los bandazos que Vezzoli llevó a cabo de un lado hacia otro con el objetivo de ganar altitud. "Si hubiera tenido que aterrizar de emergencia en el agua hubiera sido más complicado al no tratarse de un avión", aseguró.

Pegaso finalizó el recorrido cerca de la ciudad portuaria de Dover, donde le esperaba Jerome Dauffy, el creador del aparato. Este emprendedor se inspiró en la hazaña de los pilotos Alberto Santos-Dumont y Luis Blériot que en 1909 cruzaron el canal de la Mancha por primera vez en la historia.

El vídeo se puede ver en el siguiente enlace

 

publicidad