Una isla noruega quiere vivir sin tiempo

La isla noruega de Sommaroy, situada en el municipio de Tromso al norte del Círculo Polar Ártico, que disfruta de 69 días de sol ininterrumpido sin oscuridad -la luz del día es constante desde el 18 de mayo hasta el 26 de julio- y de la noche polar -desde el 21 de noviembre hasta el 21 de enero hay oscuridad durante las 24 horas- busca eliminar los horarios de sus relojes para convertirse en una "zona libre de tiempo", de tal manera que los horarios de los comercios y de las escuelas puedan ser organizados por los mismos habitantes con mayor flexibilidad en función de sus intereses.

La pesca y el turismo son las principales actividades de las que viven los habitantes de Sommaroy. El lugareño que ha impulsado la campaña , Kjell Ove Hveding, ha asegurado en declaraciones para la radio noruega NRK que vivir sin horarios es "una práctica común para muchas generaciones", y subraya que los pescadores locales a menudo "pasan los días en el océano" sin tener en cuenta el calendario y que los niños juegan en el parque en cualquier momento del día.

Uno de los habitantes del municipio de Tromso, Knut Hansvold, alegó que, aunque todo comenzó como una "broma" cuando rompieron "un reloj en la playa", el mensaje que querían transmitir es que las personas deben dejar de "ser esclavos del tiempo y vivir en el presente", especialmente en una región donde "no existe la noche".

 

Otros habitantes de la isla, como una recepcionista del hotel Sommary Arctic Hotel, se muestran escépticos y reconocen que este nuevo sistema de vida puede conllevar nuevos "desafíos para los huéspedes", en relación a los horarios de entrada y de salida de las habitaciones, la apertura del bar y del restaurante.

Por su parte, los funcionarios del turismo de la isla, han subrayado para NRK que eliminar los horarios es una maniobra que les permitiría "ser un destino para todo el año", ya que son una isla principalmente turística.

Como símbolo de esta iniciativa, algunos de los habitantes de la isla ya han colgado sus relojes en el puente que permite el acceso a la isla. 

 

 

 

 

 

publicidad