Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

La semilla del Romanticismo en Cádiz a través de la tertulia

Invitados de gala como Lord Byron, que anunció a nuestra ciudad como “la primera en ser libre y la última en ser sometida”, regaron de cosmopolitismo y elegancia una reuniones muy gaditanas y universales dominadas por mujeres que sembraron e hicieron germinar a través de Cádiz el movimiento romántico en España
Manolo Sánchez
8/06/2018
Cádiz

Cuando a principios del siglo XIX la familia de Juan Nicolás Bohl de Faber escapaba de la invasión napoleónica en Alemania se traía a nuestro país no solo el miedo de la huida. Alemania bulle con una nueva manera de sentir y de entender la vida. Y tanto Juan Nicolás como Frasquita Larrea sabían de ello. Traían la simiente del Romanticismo a España.

Era una nueva forma de entender el mundo. Aborrecer lo perfecto, lo racional, lo objetivo… en un mundo en el que la imaginación y sus mundos alternativos, pensados para el “yo”, delimiten la anchura de nuestras vidas. Ser romántico era estar del lado del perdedor, morir de tisis en una cárcel o luchar contra la fatalidad con el regusto del placer que otorga la libertad.

Neoclásico y Romanticismo pelearon también desde los bandos de Napoleón y del resto de países que aborrecían una Europa dominada y homogénea a favor de la identidad cultural propia.

Nada más llegar a nuestra ciudad Juan Nicolás, que era el cónsul alemán en Cádiz, expuso estas ideas en El Mercurio gaditano haciendo defensa del hacer de Calderón de la Barca (que representaba para ellos los tuétanos del movimiento romántico) provocando rápidamente la contestación de José Joaquín de Mora, de tendencia neoclásica. La disputa aún se estudia en nuestros días.

Así, cuando Juan Nicolás y Frasquita llegaron a España consolidaron el método por excelencia del romanticismo para dar coherencia al manifiesto: la tertulia.

Invitados de gala como Lord Byron, que anunció a nuestra ciudad como “la primera en ser libre y la última en ser sometida”, regaron de cosmopolitismo y elegancia una reuniones muy gaditanas y universales dominadas por mujeres que sembraron e hicieron germinar a través de Cádiz el movimiento romántico en España.

Otros artículos

publicidad