Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

Olterra, el caballo italiano de Troya en Gibraltar

El carguero italiano convertido en arma destructiva camuflada para las fuerzas del Eje causó destrozos entre la flota mercante aliada durante la Segunda Guerra Mundial, sin que se descubriera el engaño hasta años después de que terminara el conflicto
Manolo Sánchez
13/05/2016
Provincia

Bahía de Algeciras. Año 1942. Plena guerra mundial. El peñón de Gibraltar es el punto estratégico de los ingleses en el Mediterráneo y el paso por el Estrecho, una auténtica aventura. España se declara neutral aunque apoya solapadamente al eje fascista, centrándose toda la guerra mundial en unos pocos kilómetros.

Justo enfrente del Peñón, unos muelles. Allí encontramos un viejo carguero abandonado de nombre Olterra. Nadie le hizo caso al viejo barco hasta que unos señores italianos en los que nadie recala ni se sabe de dónde proceden lo alquilan.

Así pues y en el epicentro de toda la guerra, el barco va a ser readaptado en su interior pero no en su exterior. Mientras seguía ofreciendo la imagen de un carguero abandonado y casi a punto de hundirse, en sus adentros se hacían obras para convertirlo en un arma camuflada. Los italianos eran militares de la Regia Marina Italiana, que se hicieron pasar por turistas y pescadores. Su misión era atacar Gibraltar y destruir todos los barcos posibles sin ser descubiertos.

Construyen unas compuertas bajo el agua desde donde lanzar los famosos U-Boot, una especie de torpedos tripulados por dos submarinistas. Estos torpedos eran guiados por los submarinistas para hundir aquellos barcos británicos apostados para controlar el Estrecho. Una vez iban a llegar a su objetivo, saltaban del torpedo y volvían al Olterra.

En el año 42 tiene lugar el primer ataque. Cuatro mercantes son destrozados por los torpedos y los ingleses no salen de su asombro. Así estuvieron destrozando barcos aliados hasta la rendición italiana en la guerra. Lo más curioso es que hasta muchos años después de terminar ésta, no se supo cómo y por qué estallaban los barcos, descubriendo los mismos italianos la esencia y la función del Olterra. 

En 1957 se rodó en Italia una película sobre el “Olterra”,  cuyo título es La donna che venne del mare, interpretada por Vittorio de Sica y Sandra Milo. Su director fue Francesco de Robertis.


publicidad