Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

''Los Sebastianes''

Esta leyenda es un terna de impostores que se declararon Reyes de Portugal, comienza por una mala resaca que el verdadero Rey Sebastián I de Portugal se llevó de esta ciudad tras partir hacia su fatal destino en el norte de África
Manuel Sánchez
3/10/2014
Cádiz

En 1578 había un joven Rey en Portugal, el Rey Sebastian I, que era bravo por naturaleza. Había llegado al poder siendo hijo bastardo y decidió asentarse en el poder emprendiendo una cruzada al norte de África. Organiza una flota con 800 barcos y cerca de 20000 hombres. Un 25 por ciento de esos hombres embarcan en Cádiz y es por ello que el joven rey decide venir a la ciudad, lugar en la que disfrutará de su última gran ''juerga''. Durante un mes estará en la ciudad, con sus hombres, entre los que se encontraban gran parte de la nobleza portuguesa y van a disfrutar de la grandeza de la ciudad.

Así cuentan las crónicas que gran parte del problema que tuvo esa cruzada fue que a parte de los miles de hombres, iban acompañando a esta miles de esclavos y de mujeres de ''compañía''. Con todos ellos y casi con mil carros marcha al norte de África , después de casi un mes de juerga en la ciudad de Cádiz. Y allí van a sufrir una desastrosa derrota. De los 20.000 hombres solo queda la mitad. Tan grande fue la derrota que el Rey encuentra en ella la muerte y su cuerpo va a ser imposible de descubrir. Aun así la leyenda continua tras su muerte, y unos cuantos soldados acudieron a una ciudad portuguesa del norte de África llamada Arcila diciendo que el rey estaba vivo, que cabalgaba con ellos.

Comienza así la leyenda de ''los Sebastianes''. Durante el reinado de Felipe II, cuando la corona portuguesa estuvo en manos de Castilla, hasta cinco personas se erigieron como el Rey Sebastián. Por supuesto ninguno de ellos fue el verdadero Rey. Un Rey que vivió y se divirtió en sus últimos días en la ciudad de Cádiz.


publicidad