Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

Barbarroja y Luis de Presenda

El rey Carlos V buscó a un mercader gaditano como “cabeza de turco” para intentar matar al pirata
Manuel Sánchez
12/03/2016
Cádiz

Las vinculaciones que el mar ha otorgado a los gaditanos a la historia universal son más de las que podemos asumir. ¿Quién podría pensar que fuese el mar el que pusiera en contacto a un gaditano con el pirata Barbarroja? Historias de este  calado provocan las maravillosas coincidencias que hacen que nuestra ciudad tenga un lugar especial en la historia.

El azote del pirata Barbarroja en la época de Carlos V era infernal. Temido en todos los confines del mar, el Rey español no concibió otra manera de acabar con sus andanzas que acabar a la vez con su vida. Necesitaban un “cabeza de turco” nunca mejor dicho. Alguien que fuera capaz de internarse en los círculos más personales del pirata y ahí acabar con él.

Buscó a un mercader gaditano de origen genovés que habitaba entre Cádiz y las costas africanas, Luis de Presenda, un hombre de muchísima importancia en toda la costa africana que había dejado en nuestra ciudad a su mujer y a sus hijas.

Fueron precisamente estas las monedas de cambio que utilizó Carlos V para chantajear a Luis de Presenda. Las secuestró y le ofreció mantenerlas con vida a cambio de la vida del pirata. Luis de Presenda concibió un plan. Mandó sus barcos a la salida del puerto de Orán, esperando el momento en el que la gran nave del pirata saliese y bombardearlo. De hecho bombardeó y hundió la nave, pero ese día Barbarroja había decidido no salir en esa nave y utilizar una secundaria. Un segundo barco que apresó a Luis de Presenda que terminó con la cabeza en una pica en Orán. Sin embargo Carlos V, liberó y sustentó a la familia de Presenda y pagó por su cabeza un buen rescate.


Otros artículos

publicidad