Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

Cádiz, el ombligo del mundo

Con la sede del gobierno y la representación de la nación, se puede decir que España era Cádiz
Manuel Sánchez
18/03/2016
Cádiz

El tiempo que duró el asedio en nuestra ciudad hizo que ésta se sintiese no solo amenazada, sino además el ombligo del mundo. Cádiz el centro de los intereses del mundo, a semejanza del París de 1789. Los ojos se volvían a nuestra ciudad no solo a esperar que ocurría, si no también que se decidía con respecto al problema colonial.

Entre estos muchos ojos, los de los extranjeros no podían desligar la situación de Cádiz del impacto que les producía su belleza. Así, Lord Byron la visitó en 1809 cuando aún no era la capital de la nación, quedando impresionado. Le escribió a su madre diciéndole: “Cádiz, dulce Cádiz es la más encantadora ciudad que jamás he contemplado, muy diferente de nuestras ciudades inglesas en todos los aspectos, excepto en limpieza (y es tan limpia como Londres) pero aún así, hermosa y llena de las mejores mujeres de España”.

Y el Conde de Maule en su famoso Viaje de España, Francia e Italia relataba como “la Europa misma ha visto con admiración estrellarse al torrente de los ejércitos franceses en esta soberbia roca”. Según el Conde Cádiz se había constituido en el principal asilo de la Nación, desde donde como la Cueva de Covadonga ha sabido conservar la unión de los buenos patriotas.

Fueron tiempos en los que tuvimos la oportunidad de ser los protagonistas de una novela que leyó el mundo entero.

publicidad