Detenidos madre e hijo tras una reyerta en el interior de una vivienda en Cádiz

Los hechos se produjeron en la mañana del pasado miércoles, cuando la Policía recibió una llamada, ya que se escuchaban gritos de una fuerte pelea entre varias personas y llantos de una mujer
Europa Press
16/05/2019
Cádiz

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos personas, madre e hijo, tras una reyerta producida en el interior de una vivienda en la calle Obispo Urquinaona, de la capital gaditana. A los detenidos se les imputa ser presuntos responsables de los delitos de detención ilegal, lesiones y amenazas graves.

Según han indicado fuentes Policiales a Europa Press, los hechos se produjeron en la mañana del miércoles, cuando un indicativo de la Policía fue requerido por una llamada para acudir hasta el lugar de los hechos, ya que se escuchaban gritos de una fuerte pelea entre varias personas y llantos de una mujer.

Al llegar a la zona, los agentes encontraron a una mujer semidesnuda, con sangre en el cuerpo y restos de arena de maceta por el rostro, oculta en un garaje, la cual relató que había sido agredida cuando se encontraba en una vivienda de la calle Obispo Urquinaona porque le habían acusado de robarle dinero, el móvil y pastillas de metadona a la moradora de la casa.

Tras escuchar las versiones de los testigos y los implicados, que se encontraban todos en la casa --hasta seis personas incluyendo a la víctima-- los hechos se produjeron cuando supuestamente la víctima estaba manteniendo relaciones sexuales en el interior del cuarto de baño con uno de los que estaba en la casa.

En ese momento, la moradora de la casa entró por sorpresa en el baño acusándola de haberle quitado entre 40-60 euros, así como el teléfono móvil, comenzando a agredirla junto a otro hombre, hijo de la moradora. Según la propia víctima y uno de los testigos --el que se encontraba con ella en el cuarto de baño--, además de golpearla y tirarla al suelo, la pincharon con un cuchillo en los brazos y le dieron con el disco de una pesa en la cara, tirándola al suelo de la cocina.

En un descuido de los agresores, que creyeron que se encontraban inconsciente, la víctima pudo salir y escapar del edificio bajando las escaleras mientras el hijo de la moradora le tiraba las macetas que encontraba en el patio, llegando a impactar una de ellas en la cabeza.

Por todo ello, los agentes procedieron a la detención de la moradora de la casa y su hijo como presuntos responsables de los delitos de detención ilegal, lesiones y amenazas graves.

 

publicidad