Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

El amor imposible de Lord Byron en Cádiz

El príncipe de los románticos ingleses vivió un entrañable enamoramiento en 1809 con una joven de 17 años que le inspiró un poema titulado 'The girl of Cadiz'
OCádizDigital
12/07/2019
Cádiz

Pasear por las calles de Cádiz con amigos forasteros es una constante lección de historia. Aquí vivió Wellington, aquí descansó San Martín, aquí se enamoró Byron...

Y es verdad que a veces resulta pesada la lección. Siempre Cádiz, siempre aquí… Y sí. Siempre aquí. Unas veces por su enclave geográfico, otras veces por su importancia marítima, otra vez por sus mujeres…

Porque también fueron sus mujeres protagonistas de la historia ya fuera de manera directa o indirecta, como es el caso.

Uno de los maestros de la poesía inglesa. Uno de los referentes universales del sentimiento, George Gordon Byron, el que fuera 6º barón de Byron, el redentor inglés del movimiento romántico, resulta que perdió pie en Cádiz. Y lo ejemplifica en un poema dedicado a una mujer gaditana.

En pleno asedio, en 1809, el poeta inglés visitó Cádiz y El Puerto de Santa María. De Cádiz ya se sabe cual fue el resultado. Llego a escribir de la ciudad que era una de las más bonitas y limpias de Europa. Y se sabe que no se le admitió en alguna tertulia literaria por su atuendo. De lo que no se tiene tanta constancia es del peligro que sufrió su corazón “romántico”.

En uno de los múltiples teatros que ofrecían opera y teatro en diferentes lenguas, Lord Byron sintió el afilado y frío punzón del amor. Conoció a la hija del Almirante de Córdoba, con la que mantuvo una afectuosa relación de amistad. Él, una fiera con leyenda. Ella, una chica de 17 años. Tan fue la impresión que causó en el poeta que éste escribió a su madre comentándole que “es muy bonita dentro del estilo español, y en mi opinión de ningún modo inferior a las inglesas en encanto y definitivamente superior en fascinación.”

El cuidado de su padre la mantuvo alejada de las garras del poeta, impidiéndole el acceso y la conquista de tan semejante “botin”. Igual no, igual se enamoró perdidamente. Lo que si sabemos es que no quedó en el olvido la muchacha. Dicha inspiración cautivaría al poeta de tal manera que compuso “The girl of Cadiz”…


publicidad