Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

El batallón de voluntarios tiradores de Cádiz, de Bailén al volcán

Esta unidad formada por gaditanos y creada para combatir a los franceses en la Guerra de la Independencia, acabó sus días en 1822 en las laderas del Pichincha, junto a la ciudad de Quito, a manos de Antonio José de Sucre
Manolo Sánchez
21/09/2018
Cádiz

El Regimiento de Voluntarios Tiradores de Cádiz, que combatió durante toda la Guerra de la Independencia, fue alzado en 1808 por el Teniente Coronel Juan de la Cruz Mourgeon y fue idealizado por los jóvenes gaditanos, tanto que incluso después de su disolución siguió combatiendo

Luchó entre 1808 y 1814 hasta que en 1815, al finalizar la Guerra de la Independencia, es disuelto e integrado en el regimiento de Lorena.

Sin embargo tuvo una fugaz aparición en las guerras de emancipación americanas, aunque es muy probable que en esas fechas ya no quedase ni un gaditano en el batallón.

Juan de la Cruz Mourgeon, que siguió ascendiendo en su escalafón de rango, llegó a ser último virrey de Nueva granada y arribó a las costas de Panamá en 1821 para reagrupar las fuerzas disponibles y enfrentarse a Antonio José de Sucre, el lugarteniente de Bolivar, para intentar mantener el pabellón realista español en tierras sudamericanas.

Quedaban muy pocas fuerzas y con los soldados que se pudieron recuperar del desastre de Venezuela erigió un regimiento que llamó de nuevo como “Tiradores de Cádiz” en honor al regimiento que él mismo había creado en 1808.

Trece años mas tarde en un combate distinto, ya sin gaditanos, Mourgeon volvió a combatir con su regimiento. Por poco tiempo porque Mourgeon muere a consecuencia de la caída de un caballo. Su regimiento, sin él, no tuvo mucho más éxito. Junto con los soldados de Aragón, los voluntarios del regimiento de la Constitución y con los voluntarios de Cataluña fueron derrotados en 1822 en las laderas del volcán Pichincha junto a la ciudad de Quito por Antonio José de Sucre.

Pero de alguna manera, aquellos tiradores gaditanos que empezaron combatiendo al francés en Bailén, terminaron sus días de gloria a los pies de un volcán en Ecuador.

 

Otros artículos

publicidad