Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

El cristo de las tetas

El Cristo de la Misericordia de la Palma fue conocido popularmente así durante el siglo XVIII ya que tenía la particularidad de ser pequeño y con torso muy desmesurado, lo que hizo actuar a la jurisdicción religiosa y obligó finalmente a la cofradía a rectificar la talla
Manolo Sánchez
18/05/2018
Cádiz

Si hoy en día encontramos en la Semana Santa polémicas por el hiperrealismo de algunas tallas, deberíamos conocer al menos, para tratar con paciencia el tema, que no son controversias nuevas. Las modas confeccionan tanto la ropa como los cuerpos y sus efectos son reconocibles en todas las épocas.

En Cádiz ocurrió en el siglo XVIII que de la iglesia de la Palma procesionaba un crucificado proveniente de la familia Peñalba, que tenía la particularidad de ser pequeño y tener el torso muy desmesurado. Los fieles, tan fieles a su devoción como a su gaditanismo, empiezan a llamarlo “el Cristo de las tetas”.

Evidentemente esto no podía ser tolerado. No se le podía rezar al Cristo de las tetas. Actúa la jurisdicción religiosa y obliga a la cofradía a rectificar la talla. Se advierte además que no se le siga llamando por ese nombre y se tome el nuevo como válido, el “Cristo de la Expiración”, hoy conocido como el “Cristo de la Misericordia” de la Archicofradía de la Palma.

Curiosa la denominación exenta de irreverencia, habida cuenta de gracejo y la devoción de la época.

Otros artículos

publicidad