Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

"El meadero de la Reina"

En la “Crónica del viaje de SS.MM. y AA.RR. a las provincias andaluzas” es donde se recoge el famoso episodio en el que la Reina Isabel II, un 3 de octubre de 1862, a la vuelta de un despesque se sintió indispuesta
Manolo Sánchez
1/12/2017
Cádiz

En el camino de San Fernando a Puerto Real siempre sorprende a cualquier viajante el apeadero de casas que se llama “El meadero de la Reina”. Y es una de esas historias, la de este apeadero, en la que la realidad se mimetiza con la ficción. Porque es en la “Crónica del viaje de SS.MM. y AA.RR. a las provincias andaluzas” en donde se recoge el famoso episodio en el que la Reina Isabel II, un 3 de octubre de 1862, a la vuelta de un despesque se sintió indispuesta y pidió al carruaje que parase para aliviar su vientre.

Desde entonces, y gracias al famoso hecho, el lugar pasó a denominarse “El meadero de la Reina” debido a que algún curioso vecino atisbó el Real despliegue de medios para dicho acontecimiento. Anteriormente el lugar se llamaba “El descansadero de la venta caída”, pero ante semejante suceso no tuvo más remedio que tomar el nombre de tal acontecimiento.

La zona no está desprovista de nombres y barriadas peculiares. Otra vuelta tendría el Barrio Jarana. La culturilla popular dice que era zona de ventas en las que los capitalinos despejaban sus mentes y desabrochaban los agujeros de la hebilla de los corsés sociales del siglo XVIII y XIX. Incluso hay quien sugiere que la voz trascendió al nuevo mundo con la acepción que todos conocen: irse de juerga.

Bien es cierto que la palabra “jarana” tiene la acepción de alboroto o fiesta en el español de América. Es incluso un baile popular en México. Algunos filólogos observan su procedencia de Perú, concretamente del quechua. En castellano se atestigua la Sacrana Romana, de donde multitud de ánforas salieron para colmar el monte Testaccio en Roma, y la Xarrana musulmana.

Hoy día recoge las famosas “Casas del Ingeniero” o iglús, un sistema de vivienda llamado “vivienda vicam” ideadas por el industrial e ingeniero Luffini y recogidas en el Inventario de Bienes Reconocidos del Patrimonio Andaluz como bienes inmuebles de arquitectura modernista o contemporánea, caracterizadas por la simplificación de las formas y el empleo de materiales como el acero y el hormigón.

Para otro día dejaremos la barriada de “Malas noches”, que también se asienta en la zona….

Otros artículos

publicidad