Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

El tren botijo

Ciertos desplazamientos estivales en España sobre raíles del siglo XIX marcaron la castiza definición en referencia al calor que se pasaba durante el trayecto. El viaje a Cádiz durante los carnavales, que se celebraran en aquel entonces en pleno verano, no escapó también al termino usado por los sofocados pasajeros
Manolo Sánchez
23/11/2018
Cádiz

El tren botijo surge del lenguaje popular en la segunda mitad del siglo XIX, para referirse a los trenes utilizados mayoritariamente por las clases populares en los meses estivales, las cuales para combatir la sed y los rigores del calor, complementaban el equipaje con botijos que permitían mantener el agua fresca, en los interminables trayectos de la época. El director del tren, Maestre, se encargaba de llevar diferentes grupos para amenizar el viaje.

El principal destino inicial de estos viajes fue la ciudad de Alicante, allá por 1893, pero poco tiempo después se empezó a mandar un tren a Cádiz a los Carnavales de 1898.

Ese año, el carnaval duraba desde el 1 de agosto hasta final de octubre de 1898. Había carreras de bicicletas, celebración en el hipódromo de Puntales, festival marítimo e incluso una retreta militar por la Alameda, además de los consabidos bailes de mascaras..

De hecho el tren botijo quedó en la memoria colectiva del gaditano hasta que en el año 2000 el coro de la viña sacó una agrupación con ese nombre, el tren botijo.

Otros artículos

publicidad