Emprendedor gaditano dispuesto a dejar huella en el mundo

La firma ’D´original' es un ejemplo de vanguardia tanto en el diseño de sus sneakers como en su estrategia de comercialización
Enrique Miranda
5/07/2015
Cádiz
0|DBD671UUqmc

La aldea global en la que vivimos exige nuevas fórmulas competitivas. Los cánones para alcanzar ventaja en cualquier sector no pueden ser simplificados en una estrategia basada en costes o en diferenciación. Se necesitan sinergias más avanzadas y, sobre todo, no mirar de soslayo las nuevas tecnologías ni nuevos hábitos sociales de los potenciales consumidores.

El publicista y empresario Pedro Franco (Cádiz, 1979) gestó una idea durante su estancia en Brasil, que materializó en Cádiz con unas zapatillas 'casual' y que a día de hoy llega a todos los rincones del mundo.

Como muchos jóvenes emprendedores españoles, Pedro partió a la región de Florianapolis (Brasil) en busca de nichos de mercado más favorables en un país con una economía emergente y que ofrecía, a priori, grandes posibilidades para el desarrollo de cualquier proyecto. Lejos de encontrar lo esperado, tuvo que volver a España sin el objetivo previsto, aunque con un boceto de propósito que ha dado origen a su actual empresa: “Siempre digo que yo regresé del futuro. Todo el mundo hablaba de que Brasil era el futuro, así que fui, pero regresé”.

Y fue en ese retorno, como cuenta el propio Pedro, cuando nació D´original, una firma de zapatillas de venta exclusivamente a nivel online y de fabricación 100% española. Unos diseños exclusivos de alta calidad y un precio muy competitivo: “nosotros fabricamos tres veces más caro que la competencia y vendemos tres veces más barato”, apostilla Pedro.

La clave del aparente milagro competitivo está en los márgenes, el producto va directo desde fábrica al consumidor, sin más intermediarios ni costes de terceros.

La tienda está soportada por la web www.doriginal.es, de un diseño muy elemental pero optimizando al máximo los recursos de una página de este entorno, acercando lo más posible su apariencia a la de un comercio convencional.

Esta sería una de las dos patas para la comercialización de estas zapatillas. La otra fundamental es la de la comunicación permanente con el consumidor a través de las redes sociales: “nacemos y nos desarrollamos a través de la experiencia con el consumidor. Ellos nos marcan las pautas, testeando los productos a través del feedback directo con el cliente”, cuenta Pedro, quien incide en que ese reporte lo obtienen a través de una atención muy virulenta en el cliente a través de las redes sociales.

La inversión, idea e identidad de D´original es estrictamente gaditana, no obstante su campo de expansión no tiene límites. Todo gracias al ingenio y buen hacer de Pedro Franco y sus socios. Un ejemplo de emprendimiento y mejora contínua de las herramientas que ofrecen estos tiempos a través de las nuevas tecnologías. Todo encaminado a ocupar un lugar, esperemos pronto que muy destacado, en la aldea global en la que vivimos.

 

publicidad