Calle Nueva
José Joaquín León

Expectativas ciclistas

Cuando Cádiz tenga 20 kilómetros de carril bici se abrirán nuevas posibilidades para los desplazamientos en la ciudad
José Joaquín León
25/11/2014
Cádiz

La bicifestación que se organizó en la mañana del domingo pasado en Cádiz tuvo un carácter reivindicativo (y a la vez lúdico) del carril bici. Es un objetivo que se va a cumplir, razonablemente, tras el acuerdo que alcanzaron el Ayuntamiento y la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía para construir 20 kilómetros de carriles bici en la ciudad. Es un proyecto que cuenta con apoyo económico europeo, y que permitirá a la ciudad disponer de un espacio adecuado para los ciclistas.

Por sus características urbanas, Cádiz es una ciudad dificultosa para las bicicletas. El Ayuntamiento ya realizó algunos carriles en las zonas de más fácil acceso. Pero es cierto que la configuración del tráfico gaditano dejaba sin salida a esos carriles en determinados puntos. Por ejemplo, tras el soterramiento, la avenida Juan Carlos I ha permitido un espacio aprovechable para los ciclistas, que disponen de carriles delimitados. Pero se acaba al llegar al límite de la carretera industrial y se complica el acceso al casco antiguo.

Tampoco era por un capricho, sino porque esos problemas de tráfico están ahí. Existen en diversos puntos de la ciudad. No se puede olvidar que el carril bici implica la supresión de plazas de aparcamientos en superficie. Eso puede perjudicar a muchos vecinos, si no hay alternativas. Y, por otra parte, en puntos como el Paseo Marítimo, un carril bici debe convivir con otras formas de ocio y deporte, como el running, que están ganando muchos practicantes. Aparte de las numerosas personas que acuden a las playas en verano, o pasean por allí durante todo el año.

A los que pedían la ampliación del carril bici a toda la ciudad hay que reconocerles otro aspecto importante: no sirve sólo para el deporte o el entretenimiento. Debe contribuir a facilitar desplazamientos laborales entre el casco antiguo y la zona de Extramuros (y viceversa) en los días de buen tiempo, como sucede en otras ciudades donde funcionan estos carriles.

La bicicleta es más ecológica, saludable y limpia que las motos, tan abundantes en Cádiz. Muchas personas utilizan las motocicletas para sus desplazamientos urbanos, como alternativa a los coches y las dificultades para aparcar. Para eso está también el transporte público, ciertamente. Pero una vez que Cádiz disponga de 20 kilómetros urbanos de carril bici (en una ciudad que apenas dista cinco kilómetros desde Cortadura a la Caleta), las posibilidades de desplazamientos en bicicletas aumentarán muy significativamente.

Este proyecto se ha destacado como un ejemplo de acuerdo entre las administraciones públicas, después de que cada una expusiera sus posturas. Pero lo más importante es que el carril bici ofrecerá nuevas posibilidades. Sin olvidar que será necesario un periodo de adaptación y de mutuo respeto, para que no se perjudique a los peatones en los cruces conflictivos.


publicidad