Gente de Cádiz
Manoli Lemos

Igual que si hubieran nacido aquí

Vivencias de una extremeña , Encarna Suero, que llegó a Cádiz hace 30 años con muchísima ilusión
Manoli Lemos
13/09/2014
Cádiz

Desde el pasado lunes 8 de septiembre, día de Nuestra Señora de Guadalupe (Patrona de Extremadura) se está celebrando, como cada año desde hace ya 24, la Semana de Extremadura, con actividades, conferencias y degustación de los ricos y afamados productos extremeños (sus buenos embutidos, chorizo, queso, jamón y por supuesto sus buenos caldo, ah!, y sus riquísimas migas extremeñas).

¡Cuantas personas comparten a diario la vida con nosotros y ya se sienten de nuestra tierra! Algunas dejaron sus casas y ciudades por circunstancias de la vida, porque la vida les empujó a probar suerte en otros lugares, algunas lo hicieron de motu propio, para conocer nuevas gentes, otros paisajes, en busca de otros trabajos, etc.

Este también fue el destino de una cacereña, con dos hijos: una niña de 14 años y un niño de 10 (que hasta entonces había vivido en Valencia). Por motivos de trabajo del entonces marido, hace 30 años (en 1984) , los trajo hasta La Línea de la Concepción, donde al llegar no le gustó y estuvieron el tiempo mínimo: 2 años…

Pasado este tiempo, se vinieron a Cádiz, que al principio, tampoco le gustó, (dice que lo vio sucio y feo… le causó una mala impresión) ; pero pasado el tiempo, se alegró porque, aunque aquí se divorció, aquí fue donde comenzó a irle todo bien.

Son 30 años en Cádiz, de profesión maestra (pero de las antiguas como ella dice orgullosa), primero en el Colegio de “Josefina Pascual”. En este colegio se llevó siete años, enseñando a los alumnos con dificultades en el aprendizaje por problemas de integración social, psicológicos, fisiológicos o alguna minusvalía.

Recuerda, que el colegio de “Josefina Pascual”, fue profesionalmente muy formativo, muy bueno, que los alumnos salían muy bien preparados, no solo intelectualmente sino también en valores.

Y una de las cosas de las que más disfrutó, (aparte de enseñar a los alumnos) fue de la convivencia con las compañeras, eran toda una piña porque precisamente el propio centro lo propiciaba.

Fueron unos años que lleva en el recuerdo, incluso la despedida tan digna que le hicieron los padres de los alumnos en el Gran Teatro Falla a ella y a una compañera: Pilar La Viña ¡Uf! Cuantas emociones y recuerdos le vienen al hablar de ello.

Gratísimos recuerdos de sus alumnos, incluso se los sigue encontrando por la calle y ellos (siendo ya hombres y mujeres, algunos ya casados) la siguen parando.

Tiene un imborrable recuerdo de aquella época como también del colegio público Río San Pedro (en Puerto Real) donde estuvo 12 años enseñando en primaria y unos 11 en el Instituto.

Son las vivencias de una extremeña , Encarna Suero, que llegó a Cádiz hace 30 años con muchísima ilusión, que se fue metiendo de lleno en nuestras tradiciones, arte, cultura, fiestas…, y nos fue conociendo poco a poco y ahora se siente de esta tierra y siente las cosas que ocurren en ella.

Se jubiló hace ya ocho años, y ahora disfruta, del tiempo sin prisas, pero sin pausa, porque son muchas las actividades que organiza desde su (nuestra ) Casa de Extremadura en Cádiz, una casa que ya tiene 24 años entre nosotros.

Ella recuerda con cariño que casualmente, al año de estar en Cádiz, hicieron una convocatoria en el Diario de Cádiz, para que todos los extremeños de Cádiz y provincia que la leyeran , acudieran a la Residencia del Tiempo Libre para formar una casa: La Casa de Extremadura en Cádiz. Quería unirse con los que, como ella , estaban lejos de su tierra, y difundir entre los vecinos la ciudad, las costumbres, tradiciones, cultura, gastronomía, etc de aquello a lo que tanto amaban y aman.

Crear una asociación para hacer actividades de unión entre dos ciudades: Cádiz y Extremadura, y al mismo tiempo, tener un punto de encuentro con los paisanos de la tierra donde nacieron.

Son 24 años de Casa de Extremadura en Cádiz, en los que ha descubierto a Cádiz y a su gente, en el que se ha ido metiendo de lleno en el papel que siempre tuvo que desempeñar, de mujer luchadora y trabajadora que por mucho que algunas veces quiera no se puede salir, porque sigue con esa preocupación por difundir y promocionar a Extremadura aquí en Cádiz y cuando va a Extremadura, Cádiz va con ella, hasta el colmo de que le dicen que de dónde es, porque a veces hasta el acento lo pierde. La pasión le puede cuando habla de su Cádiz y de sus cosas, como lo siente, como lo vive. Como también le ocurre cuando está en Cádiz y la pasión de su Extremadura le sale por todos los poros de su piel.

Le gusta unir Extremadura con Cádiz, y a Cádiz con Extremadura llevándo, nuestra cultura, tradiciones, arte, gastronomía al igual que nos trae a nosotros lo de allí.

Encarna Suero es, la presidenta de la Casa de Extremadura en Cádiz, disfruta como nadie siendo la embajadora de aquí allí y de allí aquí. Ella, y todos los que componen esta asociación , dan lo mejor que tienen.

Ya no sabe de dónde es má, si extremeña o gaditana.

Es la historia de una extremeña, es la historia de muchos vecinos de nuestro Cádiz nacidos en otros lugares, que sin olvidarlos, también se sienten muy de aquí.

¡¡ Gracias por querernos!!


publicidad