Gente de Cádiz
Manoli Lemos

La música de ''El Habichuela'', la felicidad para los que creen que ya no tienen derecho a ella

Un hombre, un gaditano con el corazón muy grande. Esta es la historia de Pepe “El Habichuela” una persona querida por todos desde que era un chiquillo
OCádizDigital
6/09/2014
Cádiz
0|u7qQC3rfae0

Pepe ''El Habichuela'' empezó a tocar la guitarra cuando era un niño con una caja de cartón de unos zapatos que ponía la goma que traían dentro a modo de cuerdas de la guitarra, y así comenzó a intentar a sacarle sonidos a aquella “guitarra “. Nadie, nunca le enseñaron a tocarla, también dominaba la armónica, que miren por dónde, un buen día vino alguien y se la cambió por una guitarra, ¡¡ pero de las de verdad!! Y cómo suena su guitarra, con el gusto que la toca y qué sonidos más hermosos sabe sacarle.

Lleva unos años, metido (aparte de en el carnaval) en un coro, en “A Nuestro Aire” en el Centro de la Barriada de la Paz, ahí con un grupo de personas amantes de la música (de toda la música y todos sus estilos) se dedican a inventar sonidos, a rescatar e innovar músicas de siempre, pero con otro estilo.

¿ Y saben, con qué objetivo lo hacen? Pues con la inquietud de poder llevar alegría y compañía a esas personas que sin decir nada , se sienten, solas, sin alegría ,y algunas abandonadas de todos y de todo.

Son los hombres y mujeres que habitan en los geriátricos, en cualquier geriátrico. No importa cual, todos los que viven en ellos necesitan del recuerdo de alguien, del sonido de la vida, del compás de un latido que diga estoy vivo, estamos vivos. Nuestros corazones siguen sintiendo, siguen deseando escuchar una canción y emocionarse con ella, recordar quizás cuando la escuchó por primera vez y con quien, en donde…

Este coro “A Nuestro Aire” del Centro de la Barriada de la Paz, no quiere dinero, ni cantar en las bodas, ni en los bautizos…etc (se podrían forrar cobrando por esas actuaciones) pero no, ellos quieren cantar a los corazones que ya no esperan nada de la vida, o mejor dicho, lo esperan todo, la pena es que nadie se acuerdan que están, que viven, que sienten, que esperan una compañía, un beso, o simplemente una mirada.

Todos tenemos que llegar a esa edad en la que sentimos que hemos dado toda nuestra vida a todos los que nos rodeaban, y ahora que es cuando más falta hace, a lo mejor sienten que están más solos que nunca. Por eso, este coro “A Nuestro Aire” de la barriada de la Paz con ese magnífico guitarrista Pepe “El Habichuela” al frente, no quieren nada, no quieren dinero, ni cantar en grandes acontecimientos.

¡Qué mejor acontecimiento, que cantarle a los que todo lo dieron, a los que con su mirada nos quieren dar la vida, nos quieren agradecer con el tesoro más grande que existe: sus ojos llenos de amor, sus manos llenas de emoción!

¡Felicidades Pepe “El Habichuela” y a los que como tú, dan su corazón sin esperar nada a cambio!


publicidad