Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

La marcha 'Cádiz' ¿la última copla en el hundimiento del Titanic?

En el repertorio de los famosos siete músicos del más recordado naufragio de la historia estaba la inmortal pieza de Chueca y Valverde 
Manolo Sánchez
17/05/2019
Cádiz
Los componentes de la orquesta del Titanic

Es una de las grandes tragedias del siglo XX. Las hubo más dolorosas y con más víctimas, pero la leyenda que generó el hundimiento del Titanic conformó incluso una manera de entender la vida, según el comportamiento de sus pasajeros.

Unos trasgredieron salvajemente los límites de la ética y la moral con tal de salvar sus vidas, mientras otros aceptaron con resignación el devenir preparándose en calma ante el inevitable final, ya fuese en soledad e introspección o, como la orquesta del afamado trasanlántico, haciendo más amable el desenlace para sus compañeros de viaje.

Reconocida y famosa es la actitud de sus músicos que dieron todo un ejemplo de nobleza y heroísmo. Esa noche no había baile y la orquesta se había retirado a sus aposentos, pero una vez se produjo la colisión a las 23.40 el violinista británico Wallace Hartley se presentó en la entrada delantera de primera clase con sus siete músicos para calmar a los pasajeros. Tanto los calmaron que muchos perdieron un tiempo precioso para embarcar en los botes y salvarse.

Sonaban valses, sonaba Strauss, Gilbert y Sullivan pero sobre todo sonaba el sonido de moda, el “ragtime”, con un tempo lo suficientemente animado para mantener la actividad frenética y que aportaría fuerzas y alguna que otra sonrisa al desastre. Temas ligeros y festivos para el caos.

Hay dudas con la última pieza. Que si fue “Autumn” o si fue “Nearer, My God, to Thee”. Lo cierto es que cuando el director “liberó” a sus músicos a eso de las 2.10, ya nada se veía. Así que tuvieron que tocar algo que supieran de memoria en un barco que se mantenía inclinado al desastre.

Lo que nunca sabremos es si en algún momento de esa fatídica noche sonó la marcha de Chueca y Valverde “Cádiz”, que se incluía en el repertorio de los músicos para el viaje… Quién sabe, lo mismo sonó en el silencio de la noche

 


publicidad