Calle Nueva
José Joaquín León

La playa ecológica de Cádiz

Cortadura es uno de los mejores espacios naturales de la Bahía y ofrece alicientes para el turismo sostenible
OCádizDigital
21/07/2015
Cádiz

Cádiz cuenta oficialmente con cuatro playas, cada una de diferente estilo. La que tiene más fama, como se sabe, es La Victoria, hasta el punto de que muchos gaditanos la consideran la playa, por definición. No vamos a descubrir ahora los valores de la Caleta y Santa María del Mar, que en la práctica funcionan como playas más cercanas para sus barrios y zonas de influencia, aparte de sus bellezas paisajísticas. Y, además, está Cortadura, que es la playa más ecológica de Cádiz, la que cuenta con un entorno natural más preservado, a pesar de que en verano tiene uso frecuente y no es una zona salvaje, sino que se prestan diversos servicios.

Cortadura (propiamente dicho) es el sector más próximo al antiguo fuerte, construido en el siglo XIX para defender la ciudad del asedio francés. Pero se suele llamar Cortadura, por extensión, a toda la playa que lleva hasta Torregorda, donde termina en la instalación militar. Por medio están El Chato y Santibáñez. Cada zona tiene sus características y sus partidarios. No obstante, forma un conjunto global menos masificado y más protegido que las playas urbanas de la ciudad. También está más abierta y más expuesta a los vientos, sobre todo al levante, que cuando sopla con fuerza resulta molesto y disuasorio. Paradójicamente, es una de sus garantías para preservar el espacio natural.

Cortadura es una playa con dunas protegidas. Tiene un alto interés medioambiental. Pese a su cercanía con el casco urbano de Cádiz es un enclave de privilegio en la zona de influencia del Parque Natural de la Bahía de Cádiz, tanto para la flora como para la fauna. Permite disfrutar de esos alicientes muy cerca de la ciudad. Aunque en verano está más frecuentada, los aparcamientos tienen un límite, y sólo se completan en los días y horas de más bullicio.

A pesar de todo lo anterior, Cortadura no es una playa bien promocionada para el turismo natural. En las cercanías de otras ciudades hay playas menos atractivas que gozan de más fama. Ese equilibrio entre lo urbano y la naturaleza, que aún se mantiene en Cortadura, es un valor apreciado para el turismo sostenible. No estaría de más destacarlo en la oferta turística de Cádiz.

En realidad, todo el entorno se podría utilizar mejor. En la otra margen del istmo que une Cádiz con San Fernando existe un camino abierto, que bordea la Bahía, y que lleva desde Cortadura hasta Bahía Sur. Se puede recorrer como un sendero a pie, o en bicicleta. Es una ruta que actualmente está infrautilizada a niveles sorprendentes. Con frecuencia, no se ve a nadie. Quizá porque el acceso desde Cádiz no está bien resuelto, y tampoco existe ninguna pasarela que atraviese la carretera desde el lado de Cortadura al de la Bahía.

Mucho hablar del Cádiz 3 y todo aquello. Al final se salvó el entorno de Cádiz, pero sigue sin estar valorado como se merece.


publicidad