Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

La primera biblioteca subterránea de Cádiz bajo el monumento de Comillas

Concebido en 1918 cuando una comisión en Cádiz decidió homenajear a Claudio López Brú, segundo Marqués de Comillas, se terminó de construir en 1922 con el objetivo de homenajear la vinculación de Cádiz con el mar y con América
Manuel Sánchez
15/07/2016
Cádiz

Los monumentos públicos cumplen dos funciones esenciales. Por un lado embellecen el entorno en el que convivimos y por otro son un fiel testimonio de nuestra historia. La Alameda de Cádiz guarda celosamente entre sus rincones varios monumentos, pero hoy les hablaremos de uno en concreto: El monumento a la Transmediterránea y a Claudio López Bru.

Normalmente solemos encontrar en nuestra ciudad monumentos erigidos a personajes ilustres que de algún modo tuvieron una influencia notable en nuestro devenir. También encontramos algunos monumentos que no se reconoce muy bien la carga simbólica que tienen, aunque fuesen conmemoraciones a fechas tan señaladas como el Bicentenario de la Constitución. Pero lo natural es que si no es un busto, la carga iconográfica del monumento explique claramente los motivos por los que se expuso. En el caso del monumento al Marqués de Comillas, con una gran cantidad de elementos alegóricos.

Concebido en 1918 cuando una comisión en Cádiz decidió homenajear a Claudio López Brú, segundo Marqués de Comillas, se terminó de construir en 1922. Quiere representar además del homenaje, 2 ideas: la vinculación de España con América, la relación de Cádiz con el mar y con América.

La compañía Transmediterránea es el origen de su relación con Cádiz, que ya iniciase su padre, Antonio López López, que además estuvo casado con una gaditana.

El monumento, sobre una base irregular, muestra el casco de un barco con proa y popa de las que manan frutos provenientes de América y símbolo de la abundancia y riqueza. En la parte baja encontramos un león y un cóndor abrazados, símbolo de la alianza hispanoamericana. Sobre ellos, dos matronas que también representan ambos continentes. Una lleva en su cabeza una corona en virtud de la corona española, y la segunda un gorro frigio que simboliza la libertad.

En el centro un medallón con el busto de Miguel de Cervantes, máximo exponente de la lengua española que es la que nos une. Un poco mas arriba hay un busto del Marqués de Comillas, el principal homenajeado.

En los laterales encontramos dos relieves que representan al vapor Cantabria, primer barco que hizo el recorrido entre Cádiz y América, y en el otro lado un relieve de la nave Marigalante, que fue la nave en la que Colón hizo su segundo viaje a América y que partió del puerto de Cádiz en 1493.

En la parte posterior del monumento encontramos otra matrona que simboliza a España. Vestida a la manera clásica, acoge en sus brazos a un indio. Es la “acogida” de España con América y los americanos. Otro medallón en bronce que resalta la figura de Cristóbal Colón esta enmarcado en un ancla y la vela de un barco. En la parte superior se sitúan los 4 escudos que representan a Cádiz, España, al Marqués de Comillas, y la Academia hispanoamericana. Y la figura que corona el monumento es una figura de bronce, alada, conocida como el “genio del Cristianismo”. Una figura femenina sostiene una cruz con una rama de olivo, símbolo de la paz y el cristianismo. En su otra mano sostiene las tablas con los mandamientos.

El monumento tiene una cripta que años después de su inauguración acogió una Biblioteca Popular Hispanoamericana.  


publicidad