Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

Las columnas de Briareo o el primer nombre que recibió el Estrecho en la antiguedad

Aristóteles afirma que las Columnas de Hércules se llamaban antes «Columnas de Briareo» un titán de 100 manos y 50 cabezas, y cuyo nombre perduró hasta que el héroe mitológico de los doce trabajos inscribiera su inmortalidad con sus hazañas
Manolo Sánchez
11/11/2016
Cádiz

De todo lo que Hércules no dejó legado en sus trabajos, a Cádiz le legó su nombre y lo inscribió en dos columnas que han llegado hasta el símbolo del dólar. Las columnas de Hércules .

Según Aristóteles, el estagirita universal, ese sobrenombre para nuestro estrecho no fue el primero ni el más antiguo. Para el filósofo este paso tenía el nombre de “Las columnas de Briareo”. Y, ¿quién era Briareo?. Cuenta la mitología que Briareo era hijo de Urano y Gea, un titán invencible por su tamaño y su fuerza. Además era uno de los hecatonquiros, seres de 100 manos y 50 cabezas.

Los hecatonquiros se establecieron en palacios en el río Océano convirtiéndose en los guardianes del Tártaro, donde Zeus había encerrado a los Titanes. Cuando Hércules visitó la zona y llevó a cabo varios de sus trabajos (los rebaños de Gerión, el jardín de las Herspérides…) quedaron tan impresas en la memoria colectiva esas hazañas, que desde ese momento Aristóteles afirma que dejaron de llamarse columnas de Briareo para llamarse “columnas de Hércules”.

Otros artículos

publicidad