Calle Nueva
José Joaquín León

Las fiestas en la calle

En la Cuaresma, como en el Carnaval, se nota que los gaditanos necesitan salir a las calles para celebrar sus ritos
José Joaquín León
24/02/2015
Cádiz

Puede que se deba al carácter de los gaditanos (generalmente extrovertido), y al clima de la ciudad, pero lo cierto es que en Cádiz todas las fiestas se celebran en la calle. En otras ciudades españolas y extranjeras hay fiestas públicas y también privadas. No faltan conmemoraciones que mezclan lo uno y lo otro, como puede ocurrir en el Carnaval de Venecia, por citar un caso.

Sin embargo, en Cádiz, la fiesta privada de altos vuelos sólo tuvo algún eco en las clases burguesas del siglo XVIII y parte del XIX. Pero no pasaban de ser fiestas de andar por casa, aunque fueran ricos e ilustrados. Y eso porque en Cádiz todo lo que nos interesa debe ser público y salir a las calles.

Un primer ejemplo lo tenemos en el Carnaval. Este año se ha felicitado a Vicente Sánchez y la Delegación de Fiestas porque ha mejorado el Carnaval en la calle. Es decir, el Carnaval que más se acerca al público. Es curioso que cuando el concurso del Falla se llegó a visualizar como algo limitado, por las dificultades en las colas para conseguir entradas, se han introducido novedades que lo acercan a la gente.

De un lado, en el sistema de ventas se destinó una parte a Internet, que es accesible a todos. Bueno, a todos los que lo consigan. Pero lo más importante fue que el concurso del Falla se hizo público gracias a la televisión. Ahora Onda Cádiz televisa las sesiones de preliminares y cuartos de final, mientras Canal Sur retransmite las semifinales y la final. De ese modo el concurso del Carnaval es público, llega a todos los gaditanos y a todo el mundo a través de Internet.

En estos días ya estamos en Cuaresma. Se suele decir que la Cuaresma en Cádiz no arranca hasta que pasa el Domingo de Piñata. ¿Y por qué? Por el ambiente en las calles. En realidad, la Cuaresma arrancó en Cádiz el Miércoles de Ceniza, como en cualquier lugar. Se celebraron cultos en los templos y los ritos propios de ese tiempo litúrgico. Pero se hizo a puerta cerrada, para los fieles. En Cádiz, la Cuaresma empieza a verse con el Via Crucis de las cofradías, que en esta ocasión llevó al Señor de Columna desde la parroquia de San Antonio, donde tiene su sede canónica, hasta la Catedral. Es decir, que el primer lunes cuaresmal salió a las calles y plazas de Cádiz, a reencontrarse con los gaditanos.

En los próximos días no sólo habrá numerosos cultos internos de Cuaresma, sino también actos externos (via crucis, traslados, etcétera) que llevarán la celebración a las calles, como anticipo de lo que veremos en la Semana Santa. Por supuesto con procesiones, ya que lo contrario sería inimaginable.

Si recordamos las fiestas gaditanas del resto del año veremos que todas salen a las calles. Y eso vale para las religiosas (como el Corpus y las procesiones de gloria), o para las laicas (como los Juanillos, los Tosantos o lo que sea). Con razón, se puede decir que Cádiz es una ciudad de puertas abiertas.

publicidad