Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

Las nuevas "perras" llegadas con la Gloriosa

La revolución del 1868 trajo consigo otro sistema monetario con la peseta, que tuvo partidarios y detractores en función de su inclinación política. Un cambio que el pueblo no admitió de buena gana. Como era de esperar, la mofa hizo aparición y donde hubo un león se veía una “perra preñá”. A partir de entonces, se empezó a llamar perras a esas monedas
Manolo Sánchez
23/03/2018
Cádiz

Año 1868. Bahía de Cádiz. A bordo de la fragata de guerra “Zaragoza” se inicia la revolución llamada “La Gloriosa” para destronar a Isabel II. Bajo el lema “Viva España con honra”, el alzamiento tenía a su frente al héroe de la guerra de Marruecos, el general don Juan Prim y también al almirante Topete. Dicha revolución terminó en la batalla del puente de Alcolea. La derrota obligó a la reina Isabel II a huir de la capital dejando al reino huérfano.

Debido a ello se establece un gobierno provisional. En el mes de octubre del mismo año se dicta un decreto que imponía la peseta como moneda oficial y se acuñaban monedas de 25 pesetas en oro, de cinco, de dos y de una peseta en plata y de diez, de cinco, de dos y de un céntimo en bronce.

Las acuñaciones de oro y plata parece que se vieron poco, en cambio las de bronce, o también llamadas “calderilla” si que tuvieron tránsito. Estas cambiaron el perfil de la destronada reina por una mujer de aspecto griego y en su reverso se grabó un león con un escudo con las armas heráldicas de España.

Las nuevas monedas tuvieron partidarios y detractores en función de su inclinación política, pero el pueblo no admitió de buena gana el nuevo sistema monetario. Y como era de esperar la mofa hizo aparición. Y donde hubo un león vio una “perra preñá”. Y a partir de ahí se empezó a llamar perras a esas monedas. Perra gorda a la de diez céntimos, perra chica a la de cinco y perro gordo y chico a las de dos y un céntimo. Y por ende, se llamó perras al dinero. Con el tiempo las monedas se cambiaron, pero el término quedó en la memoria.

 

publicidad