Las obras de demolición del muro que separaba las calles Muñoz Seca y Antonio Muñoz Quero concluyen este viernes

Vila manifiesta su "satisfacción" por la ejecución de los trabajos, "que responden a una demanda vecinal de hace años", y resalta también que las obras de urbanización realizadas mejoran la accesibilidad en la zona
OCádizDigital
19/05/2017
Cádiz
El muro que separa las calles de Muñoz Seca y Antonio Muñoz Quero antes de las obras de demolición

 Las obras de demolición del muro que separa las calles de Muñoz Seca y Antonio Muñoz Quero concluyen este viernes. El Ayuntamiento de Cádiz, a través de la Delegación de Urbanismo, alcanzó un compromiso con la Intercomunidad del Grupo Fariñas Ferreño para rubricar un convenio de cesión mediante el cual se cedía parte de la plazuela Farriñas Ferreño al Consistorio y, como contraprestación a dicha cesión, la empresa municipal Aguas de Cádiz repararía la red de alcantarillado y saneamiento de dicha plazuela. Y de dicho acuerdo salieron otros compromisos, como el de derribar el muro mencionado y la urbanización de la calle Muñoz Seca.

Fue el pasado 24 de enero cuando el concejal delegado de Urbanismo, Martín Vila,  mantuvo una reunión el presidente y secretario-administrador de la Intercomunidad del Grupo Fariñas Ferrreño, así como con el presidente y el vicepresidente de la asociación de vecinos Segunda Aguada, el gerente y un técnico de Aguas de Cádiz y el director de Urbanismo del Ayuntamiento. En dicho encuentro, se acordó firmar un convenio de cesión, fijándose el plazo de cuatro meses para su rúbrica. Y asimismo, se acordó atender esa histórica petición que vienen reclamando los vecinos de Segunda Aguada de abrir la calle Muñoz Seca comunicándola con la calle Antonio Muñoz Quero, para lo que resultaba necesario la demolición del muro que las separa y la urbanización de Muños Seca.

Estas obras de demolición y urbanización recibieron el visto bueno por parte de la Intercomunidad del Grupo Fariñas Ferreño, y comenzaron el pasado 13 de marzo. Además de demoler el muro que separaba la plaza Fariñas-Ferreño del área peatonal colindante, se ha colocado nuevo acerado en el margen derecho de la calle, en dirección salida a la avenida Juan Carlos I, y también un nuevo bordillo de granito en el tramo completo de la obra. Asimismo, se ha instalado canalización de alumbrado público y arquetas, y se han formado alcorques para la plantación de árboles. El número total de árboles previsto será de 12, de los cuales actualmente existen tres que se han mantenido en el lugar que ocupaban antes de iniciar la obra. El resto se plantará en otoño. Y en el margen izquierdo de la acera se ha repuesto pavimento roto o defectuoso.

El concejal delegado de Urbanismo, Martin Vila, ha expresado su "satisfacción" por la ejecución de estos trabajos, "que responden a una demanda vecinal de hace años que venía reclamando el derribo del muro. Con pequeñas actuaciones como ésta conseguimos mucho, pues logramos mejorar la vida de un barrio y, con ello, la vida de sus vecinos y vecinas". Y resalta el edil que, con motivo de las obras de urbanización de la calle Muñoz Seca, se ha mejorado también la accesibilidad en la zona, puesto que se ha ampliado el acerado. "Este Equipo de Gobierno se marcó el compromiso de acometer mejoras en la zona de Segunda Aguada y acciones como éstas demuestran que estamos cumpliendo", ha indicado Vila. 

publicidad