Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

''Los culiparlantes''

Los tiempos se repiten desagradablemente, y lo que ayer fue noticia y cachondeo general, hoy doscientos años después, sigue estando vigente en el sentir de la gente. Este viernes les traemos un mote que el pueblo de Cádiz le puso a esos parlamentarios de 1812 que no fueron tan prolíficos y brillantes como los conocidos Mexía Lequerica o Muñoz Torrero
Manuel Sánchez
12/12/2014
Cádiz

El Monumento a la Constitución recrea en uno de sus laterales una escena de las Cortes de 1812, en la que uno de los grandes oradores del momento enciende su alegato mientras el resto escucha y asiente. Ilustres personalidades de la talla de José Mexía Lequerica, Argüelles, Muñoz Torrero, Isturiz o Campmany, dejaron un legado de disputas y discusiones que enfrentaban dos (o múltiples) formas de ver el mundo. El resultado fue la España de hoy.

Sin embargo, había otros que no daban un palo al agua. En una época en la que hasta los diputados pasaban penurias, éstos se contentaban con ir a ocupar su escaño y ocupar su sueldo. O al menos eso percibía el pueblo de Cádiz, que rápidamente les dio nombre a esa ralea. En uno de los muchos periódicos gaditanos los tildaron de culiparlantes pues solo querían poner el trasero en su escaño y no meterse en jaleos.

La tradición oratoria y los principios cayeron en desuso y hoy día cuesta encontrar semejanza en aquellos ''padres de la patria''. Pero, al menos, siguen quedando algunos culiparlantes. No todo se pierde en esta vida.


publicidad