Calle Nueva
José Joaquín León

Más empleo para Cádiz

La reparación del ‘Explorer of the seas’ en el astillero gaditano favorece el empleo y crea beneficios para otros sectores
José Joaquín León
24/03/2015
Cádiz

Desde el pasado fin de semana, un total de casi 3.000 personas estarán dedicadas a la reparación del crucero Explorer of the seas, en unos trabajos que se llevarán a cabo en el astillero de Navantia en Cádiz. Se estima que durarán alrededor de cuatro semanas. Pero, a continuación, en mayo, el astillero se dedicará a la reparación del Allures of the seas, también de la compañía Royal Caribbean, que es el mayor crucero que navega por el Mediterráneo.

En los trabajos del Explorer of the seas participan unos 500 trabajadores de Navantia y empresas auxiliares, además de unos 2.000 entre la tripulación del crucero (que interviene directamente y permanecerá en Cádiz durante esas cuatro semanas) y otros trabajadores subcontratados por la compañía propietaria. No es la primera vez, sino la cuarta, que un crucero de la Royal Caribbean es reparado en Cádiz.

Estos trabajos no deberían pasar desapercibidos para los gaditanos. Para empezar porque algunos todavía sostienen la teoría errónea, demagógica o mal intencionada de que el astillero de la capital gaditana no sirve para nada, porque no hay trabajo. Actualmente, el astillero de Cádiz está dedicado a reparaciones. Y aunque los contratos oscilan, según las temporadas, la realidad es que ahora sí tiene trabajo, aunque siempre se puede aspirar a más, dentro de las limitaciones que existen.

En este caso, al atraer a la ciudad a más de 2.000 personas que no residen aquí, se ha creado indirectamente una oferta turística. En sus momentos de ocio y tiempo libre esos trabajadores se comportan como turistas, que realizarán gastos. Y los beneficios serán para la hostelería y el comercio, al igual que sucede con los visitantes de los cruceros que llegan a la ciudad por razones turísticas. Con la ventaja añadida de que no van a permanecer en estancias de pocas horas, sino a lo largo de cuatro semanas.

Es un ejemplo interesante del valor añadido que le pueden aportar los astilleros a Cádiz. Es eso, precisamente, lo que justifica el esfuerzo político y social para que haya trabajo en Navantia. Porque, en ocasiones como la que se comenta, no se genera más bienestar social sólo con el empleo directo que se cubre, sino que ayuda a otros sectores, que viven no sólo del gasto y el consumo de los gaditanos, sino también de los visitantes.

En los próximos años la economía gaditana va a depender mucho del turismo y de la atracción de inversiones que lleguen desde fuera. Entre otras actividades, los astilleros siguen teniendo importancia, son viables y se confirmarán como un sector estratégico si siguen siendo noticia por el trabajo que realizan. Poco a poco, tras las dificultades propias de una crisis económica en trance de superación, parece que llegarán otros tiempos mejores.


publicidad