Cosas de Cádiz
Manolo Sánchez

San Fernando, la ciudad hipotecada por 35.000 maravedíes

La necesidad de dinero obligó al Marqués de Cádiz a ceder la población cercana a la ciudad trimilenaria, por aquel entonces conocida como La Puente, a la familia catalana de los Fonte hasta que pudo ser recuperada para la corona castellana, 35 años después por un comerciante genovés, tras saldar la deuda
Manolo Sánchez
5/07/2019
Cádiz
Vista aérea de la ciudad de San Fernando

Desde antes que los Reyes Católicos conformaran lo que hoy se conoce como España, la realidad andaluza siempre fue la de una tierra que fue propiedad de grandes latifundistas. De aquellos barros, estos lodos. Hoy en día tenemos duquesas y duques que siguen atesorando la mayoría del terreno. Pero como ya digo, esta realidad viene de lejos.

Desde el mismo momento de la conquista, las tierras andaluzas fueron dadas a los señores que fueron acumulando posesiones hasta conseguir esos grandes latifundios.

La idea del noble rico es tan tradicional como la del noble “tieso”. Así es la historia que traemos hoy. En 1500 aproximadamente, muerto Rodrigo Ponce de León, el gran Marqués de Cádiz, su familia queda en manos de su hermana (que fallece muy pronto) y posteriormente de su sobrino. Este era un pequeño que va a ser manejado por las familias del entorno, las cuales ya no están tan vinculadas a los Ponce y lo que buscaban era el beneficio propio.

Eso va a hacer que los Ponce, que habían financiado parte de la conquista de las Canarias o la de Granada, necesiten recursos económicos para mantener su emporio acudiendo a los bancos de la época, los judíos.

En Cádiz son muy pocos los judíos que quedaban, además de que en 1492 la expulsión de los judíos en España provocó un movimiento de capital que inició el principio del fin del Imperio, cuando era el principio del Imperio.

¿A quién acude la familia Ponce de León? A una familia de catalanes, la familia Fonte (que tiene una calle cerca de la plaza de abastos). Y esta familia va a hipotecar la ciudad de San Fernando, entonces conocido como La Puente. La hipotecan por 35.000maravedíes. Y van a convertir San Fernando en una tierra privada de los Fonte durante 35 años. A los 35 años un comerciante genovés decide pagar la deuda que los Ponce tenían con esta familia catalana y van a devolver la ciudad, en este momento ya, a la corona castellana.

Esta es la historia de unos tiempos en los que una familia era dueña de ciudades como Cádiz o San Fernando. Ni siquiera la Corona española.


Otros artículos

publicidad