Calle Nueva
José Joaquín León

Una apuesta por el teatro

Comienza una nueva edición del FIT que alcanza su madurez con el objetivo de consolidarse como referente cultural de Cádiz
José Joaquín León
14/10/2014
Cádiz

El Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz comenzará este viernes, día 17 de octubre, con el espectáculo de Antonio Canales titulado Una moneda de dos caras, que será presentado en el Teatro Falla. Este año se celebra la 29 edición del festival, lo que significa que ya está en plena madurez, aunque en estos tiempos se siga considerando juventud a los que tienen más de 30 años (o incluso más). El FIT está muy arraigado en Cádiz. Es, probablemente, el más consolidado de los festivales culturales de la ciudad, y por eso está en unas condiciones especiales para plantearse su futuro con el objetivo de aumentar su proyección.

En los últimos años, el FIT ha apostado muy claramente por llegar a los gaditanos, no sólo a través de espectáculos de calle, quizá más destinados a personas que acuden poco a las salas de teatro, sino también acercando una oferta amplia y diversificada. Para ello se ha valido del Teatro Falla como espacio escénico dedicado a un público mayoritario, y con espectáculos de nivel, en el que han estado presentes las principales compañías españolas e iberoamericanas de los últimos años, con destacados actores y directores. A eso se ha unido la utilización de otras salas, entre las que destaca la Central Lechera, para espectáculos de aforos más reducidos (aunque, frecuentemente, no menos interesante), buscando un público especializado.

La inclusión de la sala de la Tía Norica ha permitido disponer de un abanico más amplio de opciones para la oferta teatral. A ella se suman otros espacios que también se utilizarán este año, como el ECCO, sin olvidar los que podrían añadirse en próximos años. Y contando siempre con el complemento de los espectáculos públicos de calle, en lugares emblemáticos de la ciudad, como las plazas de la Catedral y San Antonio, o el Mercado.

Es una oferta amplia y variada, cuyo interés para Cádiz es innegable. Pero también tiene una repercusión externa, a lo que contribuyen los homenajes que se organizan cada año, como el que recibirá Ángel Corella, o el premio Atahualpa del Cioppo, concedido en 2014 al Festival de Teatro Iberoamericano de Bogotá.

El FIT contribuye a elevar la oferta cultural de Cádiz en otoño, más concretamente en el mes de octubre. Al contar con grupos iberoamericanos, cumple las funciones de un festival internacional. Por todo ello, cabe plantearse que siga avanzando, hasta convertirlo en un referente que atraiga más turismo cultural a Cádiz. Quizá ese debería ser el objetivo de futuro, cuando el FIT supere las 30 ediciones. En otras ciudades y poblaciones, incluso más pequeñas que Cádiz (por ejemplo, en Almagro) los festivales de teatro funcionan como motores turísticos de primer nivel, gracias a que aprovechan su prestigio y una programación especializada, capaz de captar a un público aficionado.

Es coherente apostar en Cádiz por el teatro, que junto a la música, siempre fue la manifestación artística con más arraigo en la ciudad.

publicidad