Gente de Cádiz
Manoli Lemos

Una leyenda en el Arte de Cádiz

Nono Hurtado, un hombre con una exquisita sensibilidad de lo artístico, con unos valores y una percepción de Cádiz y de la vida en general ejemplar
Manoli Lemos
20/12/2014
Cádiz

Recuerdo la primera vez que le vi, llevaba el pelo largo, unos grandes bigotes que él se acariciaba de vez en cuando y solo le faltaba la pipa en la boca para imaginármelo en un barco en alta mar oteando el horizonte, aunque  yo no iba mal encaminada vivimos en un auténtico buque de piedra como es Cádiz entero.

Sí amigos míos tenía y tiene el aspecto, de un auténtico "Lobo de Mar".

Este gaditano nacido en San Fernando, son de esos bohemios, poetas de la vida en todo lo que hace. Él es pintor, escultor, ceramista...etc, vivió en Madrid, Jerez, vive en su Cádiz y ha estado enseñando el arte a un incalculable número de personas de todas las edades, "sus niños, como a él le gusta llamarles, aunque ese niño ya tenga 70 años".

Profesor, coordinador, director de la Escuela de Bellas Artes de Cádiz todo esto ha sido este amigo de todos. Ha enseñado el Arte que lleva dentro durante toda su vida, expresándolo en sus lecciones magistrales, tanto en el Arte, como en esas lecciones de la vida.

Este hombre es, una leyenda de Cádiz, un hombre muy querido, por toda la sociedad gaditana y sobre todo, por esos alumnos, a los que él ha enseñado tanto, sobre el Arte con mayúsculas en todo cuanto nos rodea, empezando por él mismo, en como ve, siente y vive la vida .

Un gran artista gaditano, poeta, con: los pinceles, las esculturas que crea, en la cerámica...etc

Y poeta, en esas poesías olvidadas en los cajones de su casa, y tan poco conocidas, que con tan sólo 14 años obtuvo el 2º Premio Nacional de Redacción organizado por Coca Cola y en la cual hablaba de Marco Polo.

Un hombre con una exquisita sensibilidad de lo artístico, con unos valores y una percepción de Cádiz y de la vida en general ejemplar.

Todo el mundo le conoce, pero no solamente le conoce, es que le quieren, ¡le quieren de verdad!.

Es uno de esos pocos tipos divertidos, guapo (por dentro y por fuera ) una persona muy especial que ha ayudado a sus amigos, a sus alumnos (sin que nadie se lo haya pedido) sobre todo es, ¡bueno que te mueres! Todos tienen cientos de anécdotas vividas con él.

Uno de sus alumnos publicaba y decía de él: "Para mi es una persona muy especial y siempre lo será. Mi mejor amigo de Cádiz, mi mentor, mi colega y mi Maestro, pero con mayúsculas, siempre ha dado la cara por mi, cuando me querían hacer daño, me ha protegido, nos hemos reído y me ha enseñado mucho, y es por ello, que siempre le estaré agradecido y echaré de menos: su sonrisa, sus mofletes por los pasillos de la Escuela de Bellas Artes de Cádiz.

Amigos, profesores en la vida hay muchos, pero de este calibre, de este tipo, desgraciadamente, van quedando pocos. Que te traspasen el amor por aquello que enseñan, y que sean capaces de enseñar haciéndotelo sentir y amar, verdaderamente hay muy pocas personas con esa dimensión tan grande como la de Nono Hurtado.

Con un alma bohemia que quiso, cuando tenía 18 años, vivir con los indigentes durante un año en San Fernando (quería ayudar a los demás) en la Casa de la Madama en Casa de Latas, dormía con ellos en el suelo en sacos de dormir, quería hacer algo, quería ayudar a la gente que lo pasaba mal, cambiar las cosas feas que pasa en el mucho por buenas.

Pero a veces,  como diría Joan M. Serrat, la vida te da un beso en la boca, y otras... ¡para qué hablar !

Nos decía Nono Hurtado en el programa "Gente de Cádiz" de Onda Cádiz: "Que la vida se ha portado bien conmigo, me ha dado todo lo que he querido: su afición y su profesión ha sido la misma. Pero, después, llegan circunstancias, que te dejan un poquito "cao", como "el cáncer de puta madre" que sufro desde hace ya seis años, un cáncer que los doctores solo le dieron cinco meses de vida y lleva seis años ganando la carrera de la vida".

Nono, sigue manteniendo el tipo, a pesar, de que sigue saliendo mal los resultados de los análisis.

Él nos comentaba, que cada vez que va al médico, él le dice que lo que está mal son los análisis, que él se encuentra y se siente muy bien y con muchas ganas de vivir y dar todo lo que lleva dentro que no es poco.

Nono sigue trabajando, está preparando una exposición de pintura y escultura, sobre la historia de Cádiz, sobre aquellas bailarinas gaditanas, las Puellaes Gaditanaes, y está metido en unos talleres.

Según sus propias palabras: "Lo que está muy , muy claro, es que hay que seguir luchando por la vida, lo fundamental es, "que quiero seguir viviendo", lo que no quiere es, sentir dolor, ha dejado escrito un testamento vital, por si pasara algo (Dios no lo quiera) para que no lo conecten los médicos a nada. "Si te vas a morir, para qué te van a entretener", nos comentaba con sentido de humor, a la vez que nos decía: "mi energía está en la gente. La vida está en apoyarte, en la energía que te dan los demás, mi hijo, mi familia, mis amistades... todos son para mi, la energía que necesito para moverme, ¡para vivir !

Si te falta la energía de alguna parte, ¡bueno!, pues hay que cogerla de otro sitio", nos comentaba con alegría en esos ojos que tanto ha visto, y tanto le queda por ver.

Y también nos dijo en "Gente de Cádiz": "Lo que he vivido son experiencias, todo, lo bueno y lo malo. Y todo me ha servido".

Nos comentó , que le faltaba mucho por conseguir en esta vida, pero que iba a luchar, para seguir trabajando en lo que tanto le gusta, esa exposición en la está trabajando y preparando con esas manos y esa alma de artista, que tanto arte y sensibilidad ha dado y seguirá dando, en la que tiene depositadas todas sus ilusiones.

No quiere dejar cosas pendientes, tiene las cosas claras: seguir trabajando, aunque haya días, que con la "quimio" no se pueda mover de la cama, pero lo que tiene clarísimo es, que quiere seguir trabajando, quiere seguir viviendo, quiere que se quite el frío, para coger su triciclo y pasear por nuestras calles con el Solesito, por todos los sitios que están prohibidos,  él sigue siendo un rebelde.

Nono Hurtado, tiene muchas cosas que hacer y quiere hacerlas todas, a pesar del cáncer, según sus propias palabras: "Quiero seguir viviendo, hasta que deje de vivir. Que cuando me quede en casa sea, porque desgraciadamente no me pueda mover". Él sigue dando sus paseos, recorriendo ese Paseo Marítimo de Cádiz que tanto ama.

Y sigue dejando que la vista de " Viejo Lobo Bohemio del Mar" se pierda en ese mar y en este paisaje de su Cádiz que tanto ama. ¡ Te queremos Nono ! 


publicidad