Rubiales le devuelve el mando de la selección a Luis Enrique

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol afirma que "siempre hemos actuado con respeto, integridad, transparencia y rigor"
Europa Press
19/11/2019
Deportes

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, anunció este martes el retorno de Luis Enrique Martínez al cargo de seleccionador nacional, "una obligación moral, laboral y de compromiso" con el asturiano, pero advirtió que no habían "negociado" nada ni tenían pensado hacerlo hasta que Robert Moreno les anunció el lunes que quería marcharse.

El técnico gijonés tuvo que dejar su puesto en el combinado nacional, al que había accedido tras el Mundial de Rusia de 2018, el pasado mes de junio, por dedicar todos sus esfuerzos a la enfermedad que finalmente le costó la vida a Xana, su hija pequeña. Cinco meses después, y tras haber mostrado su disposición a volver, su retorno hasta el Mundial de Catar de 2022 se confirmó este martes.

"Hoy podemos confirmar que Luis Enrique regresa a su puesto de trabajo. Con Robert Moreno firmamos un contrato en el que le dejamos claro que el día que Luis Enrique quisiera volver, volvería. Nadie se puede sentir engañado, todo el mundo sabía que si Luis Enrique quería volver tendría abiertas las puertas de la selección", anunció Rubiales en una rueda de prensa que se extendió en una hora y media.

El dirigente aseguró que era "fundamental" que la prensa conociese "la verdad" después de todo lo que se había originado y que siempre han sido "muy transparentes", apuntando que había hablado dos veces más con Luis Enrique tras el fallecimiento de su hija, en una reunión "el 31 de octubre en Zaragoza" donde estuvo con el director deportivo José Francisco Molina, y este lunes.

Pero entre ambas ocasiones, en septiembre, el propio Robert Moreno les había dicho que había "hablado" con el asturiano y que este le había transmitido "sus ganas de volver". "Nos enteramos por Robert que Luis Enrique quería volver. En Zaragoza, Luis Enrique nos lo confirma y Molina me dice que tenemos que hablar con todo el mundo tras la fase de clasificación para no distorsionarla", indicó.

Sin embargo, la llamada del lunes al exdelantero se produce porque el director deportivo habla con Moreno el domingo. "Le dice que quiere saber que queremos hacer con él y le exige que es lo que se piensa. Molina le dice que si Luis Enrique quiere volver a liderar el proyecto que empezó, íbamos a valorar esa posibilidad. Pero nadie había negociado su vuelta, ni tampoco con ningún otro", ahondó Rubiales.

La situación dio un nuevo giro cuando el todavía seleccionador envió el lunes un mensaje que el dirigente leyó textualmente: "Quiero acordar mi salida y no ser un impedimento para la vuelta de Luis Enrique". Por ello, y ante la "gravedad de la situación", el director deportivo le llamó para pedirle que se pusiese en contacto con Luis Enrique. "Le llamo, le cuento lo que pasa y le pido si estaría dispuesto a volver, y me dice al momento que sí y que vuelve encantado y que gracias por cumplir nuestra palabra", rememoró Rubiales.

Tras esta conversación, el director deportivo cerró una reunión para este martes "a las 10.00 horas para hablar tranquilamente" con Robert Moreno, pero este no se presentó y envió a "dos abogados". En este sentido, no quiso decir si había sido un despido o una dimisión, y se limitó a calificarlo de "decisión", y que estos dos abogados seguían reunidos con los suyos cuando se dirigió hacia la rueda de prensa.

"Siempre hemos actuado con respeto, integridad, transparencia y rigor. La RFEF es coherente con el mensaje del primer día y es leal con las personas, tanto con Luis Enrique como con Robert, sólo ha cambiado los tiempos la exigencia de Robert del domingo pasado", aclaró.

Luis Rubiales dejó claro que el 19 de junio, cuando se anunció que el asturiano dejaba el combinado nacional, no presentaron a Moreno como "un seleccionador temporal". "Dijimos que iba a ir a la Euro salvo que Luis decidiera volver a su puesto, lo dijimos por activa y por pasiva", reiteró.

En este sentido, eludió en varias ocasiones, opinar si existe algún problema entre el asturiano y la que era su mano derecha. "Ni Molina ni yo entramos, Luis Enrique tendrá que decidir sobre su staff", intentó zanjar en un primer momento. "Molina me ha dicho que no estábamos para mediar. No podemos coartar y Luis Enrique decidirá cómo y de qué manera va a trabajar. La única petición suya cuando hemos hablado hoy es que quería ser él el que respondiese a las preguntas sobre su 'staff'", añadió.

"Si estamos aquí, es porque ha pasado algo diferente a lo planeado. Queríamos planificar con tranquilidad hasta el 1 de enero y no sé que ocurrió para que Robert nos dijese que no seguía, pero lo precipitó todo y por eso hable con Luis Enrique", declaró el dirigente, que respetó que el catalán no quisiese comparecer ante los medios tras el choque ante Rumanía y que ya ha informado a "dos capitanes y un tercer jugador", y que estos era "conscientes" de lo ocurrido y que habían quedado ...

"Creo que hemos actuado bien a todos los niveles, no encuentro un fallo de Molina ni de mi equipo de comunicación. Nuestra obligación es dar soluciones y lo hemos hecho conforme a nuestros criterios, aunque nos hubiera gustado que fuese más agradable", opinó.

Rubiales subrayó que estaba "muy contento" con el trabajo de Moreno y que este era el primer elegido para estar en la Eurocopa, pero que "el líder de este proyecto" era su predecesor, "un entrenador magnífico y con un curriculum impresionante". "Teníamos una obligación moral, laboral y de compromiso con Luis Enrique. Si no hubiera querido volver había plena confianza en el trabajo de Robert", recalcó.

 

 

 

 

 

 


publicidad